lunes, noviembre 19, 2007

New X-Men de Morrison: Nuevos Mundos (#127 - #133)

Nuevos Mundos

Guión: Grant Morrison
Dibujo: John Paul Leon, Igor Kordey, Phil Jimenez, Ethan Van Sciver, Frank Quitely
Tinta: Bill Sienkiewicz, Igor Kordey, Andy Lanning, Norm Rapmund
Letras: Comicraft y Richard Starkings
Color: Hifi Design, Dave McCaig, Chris Chuckry
Editor: Mark Powers, Joe Quesada

Incluye:
#127 “De vivir y de morir” (Agosto 2002)
#128 “Nuevos Mundos” (Agosto 2002)
#129 “Fantomex” (Septiembre 2002)
#130 “Arma Doce” (Octubre 2002)
#131 “Hay Ángeles que caen” (Octubre 2002)
#132 “Campos magnéticos ambientales” (Noviembre 2002)
#133 “Polvo” (Diciembre 2002)

Apariciones: Cíclope, Profesor X, Jean Grey, Xorn, Emma Frost, Lobezno, Bala de Cañón, Siryn, Hombre Múltiple, Rictor, Estrella Oscura, M, Ángel Salvadore, Arcángel, Pico, Tormenta, Mercurio, Sapo, Polaris, Unus, Sabra, Shoker, Neal Shaara, Sendero de Guerra, Feral, Pájaro de guerra, Thornn, Araki, Lilandra, Gladiador.

Nuevos personajes: Fantomex y Polvo.

Argumento:

Xorn es un ser particular, con un excepcional poder. Puede sanar todo lo que se ponga entre sus manos, ya sea una mujer tiroteada o un paralítico. Éste último caso es el de Charles Xavier, que por fin, después de tanto años es capaz de erguirse de su silla de ruedas y caminar.

Pero Sonny Bean no tuvo tanta suerte. Tenía doce años y su cuerpo había mutado de una forma monstruosa. Su madre lo cuidaba en casa, de donde no salía desde hacía años, y ahora con más motivo, ya que Sonny se había comido al perro de su vecino, y la comunidad anti-mutante había salido a las calles para clamar la extinción de todos los mutantes. Cuando su madre creyó que estaría condenado de por vida en aquel cuerpo, le dio un bote de pastillas, y ella misma se lanzó al suicidio. Sin que Xorn pueda evitarlo, la madre murió, y Sonny, desesperado salio a la calle con el cuerpo de su madre en brazos, en busca de alguien que le ayudara. Fue entonces cuando lo tirotearon los federales, y Xorn ya sí que no pudo hacer nada por él.

Mientras, la violencia contra los mutantes se ha recrudecido. Pero Charles Xavier ha pensado en todo, y se ha decidido a crear una organización a lo largo y ancho del mundo: Corporación-X, que se dedicarán a atender las llamadas de auxilio de todos los mutantes. Hasta Paris, donde se encuentra una sucursal de Corporación-X, se han desplazado Charles Xavier y Jean Grey, a organizar el equipo liderado por Bañes, y compuesto por Hombre Múltiple, Siryn, Monet, Estrella Oscura, Rictor y Bala de Cañón, quienes reciben la noticia de que un tren ha descarrilado en el túnel del canal que une Inglaterra con Francia, atrapando a ciento veinte pasajeros y treinta solicitantes de asilo mutante. Mientras el equipo sale en ayuda de los posibles heridos, Jean Grey y Charles Xavier se quedan en la base, ya que quieren explorar el creciente poder que Jean ha estado experimentando en las últimas semanas. En dicha sesión, Fénix se manifiesta, pero para culminar la sorpresa, aparece un helicóptero gubernamental en busca de un fugitivo llamado Fantomex que aparece en la habitación manchado de sangre, que dice ser mutante y exigiendo santuario. Les explica que es un ladrón, y por culpa de algo que ha robado lo persiguen tan afanosamente, además les comenta que en el tren que ha descarrilado ha escapado algo llamado Arma XII, que seguramente ya habrá acabado con el equipo X.

El quipo no está muerto, pero se han encontrado con que los pasajeros se han transformado en una especie de zombis, y que convierten a uno de los suyos a quien toquen.

A miles de kilómetros de allí, en la Mansión Xavier, Scott Summers está más confuso que nunca con la partida de Jean, y pide consejo a Emma Frost, que desde el principio de lo que ella denomina “terapia”, se le insinúa explícitamente.

En la central de la Corporación-X en Paris, ya han rodeado el edificio, y están dispuestos a disparar. A pesar de sus elevados contactos, Xavier no puede hacer nada por ofrecer inmunidad a Fantomex, que en ese momento está siendo asistido de sus heridas por Jean Grey. A pesar de que las fuerzas especiales entran en el edificio, tanto Xavier, como Jean y Fantomex consiguen escapar hacia la azotea, donde les espera E.V.A. la nave de Fantomex.

Una vez que han huido, llegan a la magnífica y voluptuosa casa de Fantomex, donde vive su anciana madre. Fantomex les cuenta que Arma XII es un proyecto de evolución artificial, que consigue acelerar el cambio evolutivo de millones de años en unos dieciocho meses. Además cuenta con información sobre pruebas ilegales con sujetos humanos, animales y mutantes, muy similares a las que cometieron con Lobezno, que quiere vender a Charles Xavier por mil millones. De hecho, para guardar esta información de dos telépatas tan poderosos, lleva una máscara con circuitos integrados que evita que su mente pueda ser leída. Por último, sabiendo que Arma XII vive para exterminar, decide ir al túnel para acabar con él.

En el eurotúnel sigue la masacre. Los supervivientes huyen de los monstruos en los que se han convertido las personas, ya que el contacto físico también los convertiría, propagándose la mente de Arma XII como una enfermedad.

Cuando Jean, Charles y Fantomex, los Hombres X ven un rayo de esperanza. Mientras se quedan en la boca del túnel, Jean y Fantomex se internan en éste. Demasiado tarde, Estrella Oscura muere acribillada por Fantomex porque ya se había transformado. Jean se da cuenta que hay dos cajas, en las que se supone que Arma XII viajaba en una de ellas, y Jean comprende, por fin pudiendo acceder a la mente de Fantomex, que la segunda caja era donde viajaba él, Arma XIII, y toda su historia, lo de que era ladrón, y tenía una casita donde vivía su madre era sólo una ilusión. Le confiesa que no existe ningún disco con datos secretos, pero que sí existen esos datos, que están en su cabeza y siguen teniendo un precio. Cuando los federales están apunto de llegar, Fantomex se aprovecha de la atracción que ejerce sobre Jean para huir.

Unos días después se celebra el funeral por Estrella Oscura. Mientras en la Escuela Xavier para Jóvenes Talentos, la rebelde Ángel Salvadore y Pico, entre otros, acuden a la clase de vuelo que imparte Arcángel, cuyo destino es una nave espacial, en la que se embarcarán en un viaje con los Shi’ar. Cuando todos han despegado, Pico se queda en tierra, inseguro de sus posibilidades, al igual que Ángel, quien no despega por desconfianza, sino porque pasa del tema. Pico, sabiendo que embarcarse en esa nave es su sueño trata de alcanzarlos, pero no puede. Ángel, viendo su esfuerzo, tal vez un poco embriagada le besa.

Mientras, sobrevolando Francia está el Pájaro Negro, con Cíclope y Logan como pilotos. Emma Frost, está telepáticamente en contacto con Cíclope, e insiste en continuar en ese mismo instante con su terapia, a pesar de que Bestia ya le ha advertido a la antigua Reina Blanca que no se meta en la relación entre Scott y Jean. Ella, haciendo caso omiso a esta advertencia, trata de poner a Scott en contra de Jean, haciéndole ver que puede llegar a ser muy violenta. Scott trata de defender a su esposa de los ataques de Emma, pero cuando esta le propone un juego y se viste de Fénix Oscura diciéndole que ahora interpretará el papel de Jean, Scott empieza a sospechar que Emma quiere un lío telepático.

A bordo del crucero Shi’ar Ángel y Pico ya han llegado, y todo el mundo se prepara para pasar un año en el espacio. Pero Pico le explica a Arcángel que ya no quiere irse al espacio porque le ha pasado algo maravilloso, y Warren comprende que se trata de una chica. Pero lo que Pico desconoce es que Ángel sólo lo ha besado por ganar una apuesta.

Unos días después, en su tour alrededor del mundo, Jean y Xavier hacen escala en Genosha. Donde Sabra, Ave de Trueno y Mercurio han encontrado un superviviente de la masacre: Unus, el hombre intocable, quien habla de fantasmas que lo rodeaban, y millones de voces de muertos en su cabeza, y una chica de pelo verde guiando dichas voces. Pensando que es Polaris, los mutantes salen en su búsqueda, pero antiguos miembros de la Hermandad salen a su paso, entre ellos Sapo, que están levantando un monumento a Magneto, supuestamente fallecido en el ataque a Genosha.

Abajo ven a Lorna Dane, Polaris, desnuda y enloquecida, que cree que las voces que la rodean son de los fantasmas de la ciudad, pero no son más que grabaciones de los últimos momentos de la nación que Lorna con su poder está amplificando. Magneto hizo estas grabaciones para que más allá del espacio y del tiempo quedasen perennes las voces de los habitantes de Genosha.

Por otro lado, en Afganistán, Lobezno se enfrenta a un grupo de mercaderes de esclavos, cuando se encuentra con Fantomex, que le pregunta cuánto le pagaría por desvelarle todos los secretos del proyecto Arma Plus y todo su pasado perdido. En el suelo, junto a ellos, una chica que ha matado a unos esclavistas. Fantomex desaparece en el momento en el que hacen su aparición unos mercenarios, que creen que ha sido Lobezno el asesino de sus compañeros.

Mientras, el avión en el que vuelan Xavier y Jean rumbo a la India, es secuestrado por unos radicales por la liberación de Cachemira. Y Charles, sin ningún esfuerzo, los convence telepáticamente de que desistan en su intento. Una vez que llegan al aeropuerto de Mumbai, hace que los terroristas se entreguen a las autoridades voluntariamente.

En ese momento, aparece James Proudstar, Feral y Espinna alertando al Profesor. Y es que un francotirador desde un tejado le ha disparado. Jean usando su telekinesis detiene la bala. James y sus compañeras desvelan al francotirador: Lilandra Neramani, emperatriz del Imperio Shi’ar, que sigue pensando que Xavier es Cassandra Nova.

Aparecen entonces los consejeros del Imperio Shi’ar, que le piden a Xavier que los acompañe, ya que el planeta Tierra va a ser juzgado. Jean se marcha a la sede de la Corporación-X en Mumbai, donde Logan se recupera de sus lesiones. Ninguno encuentra a la refugiada mutante que debía estar con él, así que con cerebro, Jean descubre que está en ese mismo cuarto: Polvo, la joven Sooraya que se convierte en arena del desierto.

Mientras, en la nave Shi’ar, empiezan a ser devueltos a la Mansión los estudiantes que iban a embarcarse en un viaje de un año por el espacio, ya que los Shi’ar han decidido dejar de tener contacto con la raza mutantes después del terror que sembró Cassandra Nova en el corazón de Imperio. Así también, queda disuelto el matrimonio entre Lilandra y Xavier, y todos los ciudadanos Shia’r que habitaban en la tierra se marcharán del planeta hasta que se lleve a cabo la desinfección que prevén: la del Fénix que emerge de nuevo.

Crítica

Acontecemos en estos números a grandes novedades que marcarán el presente y el futuro de las cabeceras mutantes de Marvel. En primer lugar, nos encontramos con la fundación de Corporación-X, una sociedad que se extiende a lo largo y ancho del mundo con sedes en Hong Kong (como viéramos en el New X-Men Anual 2001, un equipo formado entre otros por Domino y Risque), Ámsterdam, Los Ángeles (Con Magma y Mancha Solar entre otros), Londres, Mumbai (como hemos observado en estos números compuesto por Sendero de guerra, Fuego sola y Feral), Paris (uno de los más potentes, con Estrella Oscura, Bala de Cañón, M, Hombre Múltiple, Sabra, Siryn, y Rictor, muchos de ellos ahora mismo en las filas de X-Factor, firme heredera de Corporación-X), Melbourne, Nairobi, Singapur y Nueva York.

La organización se creó en un momento en el que el crecimiento de la población mutante estaba en auge, por este mismo motivo, para suponer un punto de apoyo a la creciente raza. Pero tras el Día de M, esta empresa pierde gran parte de su significado y valor, ya que al menguar tan drásticamente los niveles de mutantes en la Tierra, tan sólo con los equipos oficiales se valían. Además, tras la diezma, estas sedes fueron blanco de la furia de los antiguos mutantes desposeídos de poderes, por lo que Cíclope se vio obligado a menguar sus instalaciones y actividades.

En cuanto a las nuevas introducciones de personajes en el mundo mutante tenemos a Fantomex, o Arma XIII, un personaje lleno de misterio y controversia, del que descubriremos mucho más en próximas entregas. Pero sobretodo es un personaje interesante por ese misterioso aspecto, así como seductor, como nos demuestra cautivando a una despistada Jean Grey, que se deja llevar por él, tal vez por su elocuencia y todo ese secretismo que le rodea.

Por otro lado tenemos a Sooraya (Polvo), que aunque en estos comics se nos presenta con leves pinceladas, los fans de la serie juvenil New X-Men la conocerán mucho mejor, y además es uno de los 198, tras sobrevivir sus poderes a la diezma del Día de M. Y tendrá además vital importancia contra la cruzada de los New X-Men en la contienda contra William Stryker, que defendía, entre otras muchas radicales ideas, la erradicación del Islam, religión a la que pertenece Sooraya. Los poderes de Polvo son impresionantes, sobretodo por sus efectos, como ocurre en este comic, donde, convirtiéndose en arena, puede separar la piel de los huesos.

Y nos acercamos a las verdaderas entrañas del Programa Arma Plus, del que son víctimas por ejemplo Capitán América, nuestro Lobezno y como hemos descubierto a partir de New X-Men, también Fantomex, como Arma XIII, así como otros mutantes que no comentamos aún porque supondría un spoiler, ya que no se han publicado aún en España los comics que reflejan tal hecho. Sea como sea, en las próximas semanas, y gracias de nuevo a la interacción de Fantomex junto a los mutantes, nos empaparemos de los más oscuros secretos de la organización.

Y por último, y para terminar por hoy, nos encontramos con un hecho más que nos demuestra lo importante que ha sido esta etapa de Morrison en los X-Men y cuánto ha influido en los acontecimientos que hoy en día vivimos en la actual Patrulla-X. Me refiero a la relación que acaba de romperse entre los mutantes y los Shi’ar, por culpa de los sucedido con Cassandra Nova. Un amor entre dos personas, Lilandra Neramani y Charles Xavier, que comenzó en aquel mítico número en el que la emperatriz apareció en la Tierra pidiendo la ejecución de Jean Grey y por lo tanto de Fénix. Actualmente en La Ascensión y Caída del Imperio Shi’ar, vivimos una situación de tirantez, incluso de hostilidad entre estas razas, que está por ver cómo acabará, si es que Lilandra y Xavier vuelven a encontrarse cara a cara.

Volvemos la semana que viene con “Revuelta en la Mansión”, con una rebelión en toda regla de los mutantes más jóvenes, ¿instigada por quién?...
Todo eso y mucho más como siempre aquí, en Hemeroteca X-Men.

1 comentario:

Merrick dijo...

Muy buenos los números de Fantomex, y un pelín transitorios e inconexox todos los demás (lo cual no quiere decir malos). Lo que sí que molesta es lo poco coherente que es el capítulo de Xorn con lo que se vio después.