domingo, agosto 13, 2017

ResurrXión: Primeras impresiones


Comienza la enésima vuelta de tuerca a la franquicia mutante. ResurrXión se nos vende como la vuelta a la grandeza editorial perdida durante tantos años en los que se ha puesto el interés en otras franquicias (o se ha tratado de generar nuevas, como la de los Inhumanos) y, como su nombre indica,  se produce una resurrección de la raza mutante tras dejar atrás definitivamente el temor a la extinción,  que comenzó con aquellas fatídicas palabras de la Bruja Escarlata al concluir la Dinastía de M: "No más mutantes". Es un concepto al que no han parado de dar vueltas hasta el absurdo asunto de las nieblas terrígenas y cuya conclusión en IvX creo que únicamente sirve para poder olvidarnos de él por fin. 


Tras el final de la tediosa etapa post-Secret Wars que tantas esperanzas nos dio en un principio y que tan irregular resultó (podemos salvar el trabajo de Lemire en Viejo Logan, el de Bunn en Imposible Patrulla-X y alguna cosilla más, como Lobezna), ResurrXión comienza muy fuerte en varios frentes: con una Patrulla-X Oro que recuerda a aquellos cómics de la buena época de Claremont, con una Patrulla-X Azul que centra su interés en Jean Grey y Magneto, así como en los cambios sufridos por el resto de la Patrulla-X original y con una Arma X en la que Greg Pak y Greg Land reúnen a un equipo muy salvaje y heterogéneo en una frenética huida hacia delante. Por lo pronto, las tres series ganan en interés con respecto a los cómics de los meses anteriores, por lo que he decidido comentar mis impresiones sobre ellos de forma individual.

Patrulla-X Oro: Marc Guggenheim y Ardian Syaf fueron los elegidos por el editor Daniel Ketchum para encarrilar a la franquicia mutante hacia un mejor y prometedor futuro. Las cosas no empezaron bien al descubrirse que Syaf había incluido mensajes de odio en las páginas del primer número y fue rápidamente despedido de Marvel y, poco después, el propio Ketchum anunciaba que dejaba de trabajar para La Casa de las Ideas, generando mucha rumorología sobre si su salida se debía a la polémica con Syaf. Visto el trabajo de Guggenheim y Ketchum en estos números, espero que la falta del editor no afecte demasiado a la serie, puesto que, por primera vez en muchos años, la serie X principal da la talla. En la grapa de este mes de julio encontramos las dos primeras partes de la saga Back To The Basics, con Kitty Pryde encabezando al equipo, que se ha establecido en Central Park y ha decidido tomar un papel más proactivo y superheroico para limpiar la imagen de los mutantes tras el conflicto con los Inhumanos. Guggenheim se confiesa fan absoluto de la época Claremont y en estas páginas lo demuestra. La lectura de esta saga es lo más que me ha recordado a los viejos tiempos en muchos años, sabiendo combinar presente y pasado para construir una historia divertida, intimista y trascendente para los personajes.  Así deberían ser los cómics de la Patrulla-X. El dibujo de Syaf, por otro lado, no lo echaré de menos cuando se marche. 

Patrulla-X Azul: Cullen Bunn y Jorge Molina tienen ante sí la oportunidad de trabajar con la Patrulla-X original traída del pasado. Desde que apareció este concepto, siempre pensé que tenía muchísimo potencial al poder reconstruir a unos personajes ya conocidos y desviar su historia para transformarlos en personajes esencialmente divergentes, pero, con el paso de los años, no he visto sino algunos destellos que, precisamente, Bunn recupera magistralmente en esta grapa como punto de partida. Tampoco debe sorprendernos: Bunn ha demostrado ser el mejor guionista que ha tenido la franquicia en los últimos años. Su labor en Magneto o en Imposible Patrulla-X es sobresaliente y aquí realiza un trabajo muy en la línea mostrada previamente. Estos primeros números nos sirven para ponernos al día con los personajes, vivir el conflicto interno que tienen al saber que viven en un mundo que no es el suyo pero estarlo disfrutando plenamente y conocer el siguiente paso en la evolución de Magneto, cuyo destacado papel en IvX le obliga ahora a llevar a cabo sus planes de coexistencia humano-mutante desde la clandestinidad. La interacción entre Jean Grey y Magneto es de lo más interesante en estas páginas, aunque el resto de personajes no son olvidados y todos tienen su momento de lucimiento. El trabajo de Jorge Molina a los lápices es espectacular, diferencia el movimiento de cada personaje a la perfección, la expresividad de los rostros es magistral y su narración es bastante orgánica y fluida.

Arma X. Greg Pak y Greg Land vuelven a colaborar más de una década después de La Canción Final de Fénix de 2005 (... sí, nos hacemos viejos...). Pak tiene al fin la oportunidad de ejercer de guionista titular de la franquicia mutante y no comienza mal. Me chirría un poco la interacción tan fluida entre viejo Logan y Dientes de Sable, pero no resulta especialmente forzada al ser ambos personajes muy diferentes ahora a como eran hace unos añitos. La amenaza de Arma X es interesante y la aparición del resto de los protagonistas va trasladando la atención de un personaje a otro a menudo para que Logan no acapare todas las miradas. Como comienzo, más que correcto. A ver qué tal es el desarrollo de esta serie con el crossover con Hulk ya anunciado. Respecto a Greg Land... bueno, en su línea. Quizás lo noto menos artificial y estático, aunque en la línea demostrada en los últimos años, en los que parece ir dejando atrás ciertos vicios de su trabajo de la década pasada.

Hasta aquí mis impresiones sobre el primer mes de ResurrXión. Muchas esperanzas que, espero, no acaben frustradas una vez más. Un nuevo foco de interés para la franquicia mutante que se complementará con varias series individuales y grupales que Panini ha anunciado en tomo para el comienzo de 2018. A ver si esta vez sí estamos ante una resurrección que nos dé las historias de calidad que los lectores demandamos.

domingo, julio 09, 2017

Personajes: Máscara



Nombre: Desconocido.
Primera aparición: Uncanny X-Men 169.
Historia: Máscara era uno de los muchos mutantes que estaba a las órdenes de Calisto hasta que ésta perdió el liderazgo de los Morlocks ante Tormenta.  Siendo uno de los primeros en unirse a Calisto, Máscara usó su poder transformador de cuerpos de forma frecuente para modificar el aspecto de muchos de los mutantes que llegaban hasta los túneles, dotando a los nuevos reclutas de un aspecto mucho más monstruoso, lo cual en ocasiones le ocasionaba conflictos con Calisto, quien le obligaba a deshacer su labor. En una ocasión, se aprovechó de la desesperación de Kitty Pryde, quien buscaba ayuda para salvar a Coloso tras un ataque de la Hermandad de Mutantes Diabólicos, y transformó el cadáver de otra adolescente en una réplica del cuerpo de Gatasombra mientras obligaba a la original a casarse con Calibán. Su plan se vino abajo cuando Lobezno descubrió la farsa. Posteriormente, también transformó a los miembros de Power Pack para hacerlos pasar por los hijos asesinados de la morlock AnnaLee. 

Superviviente de la masacre mutante que Los Merodeadores llevaron a cabo en los túneles Morlocks, Máscara causó cierto alboroto en Nueva York al enfrentarse a quienes habían asesinado a otro de sus compañeros supervivientes. La policía intervino y Máscara recibió un disparo, lo que le hizo recurrir a la ayuda de Factor-X. En el cuartel general del grupo mutante, el villano se aprovechó de la desesperación de Desliza y Rusty Collins al pedirle éste ayuda para restaurar la cara de la prostituta a quien el joven había quemado al perder el control de sus poderes. Finalmente, Máscara se hizo con el control de los Morlocks aprovechando el vacío de poder. Tras sufrir diversas penalidades, los mutantes de los túneles secuestraron a Calisto y la llevaron ante Máscara, que le devolvió su antiguo y hermoso aspecto, lo que le permitiría comenzar una relación romántica con Coloso, amnésico tras cruzar el Lugar Peligroso, aunque poco después los retendría prisioneros. También secuestró a Jean Grey y a Banshee, a los que deformó. Sería Forja quien consiguiese rescatarlos a todos. Volvería a cruzarse con Jean Grey cuando ésta y el Motorista Fantasma acudiesen en ayuda de un joven morlock que alertó a los héroes de los planes de Máscara de deformar a todos los mutantes que vivían en los túneles bajo Nueva York. Poco después, Máscara y sus acólitos se aliaron con la Hermandad de Mutantes Diabólicos dirigida por El Sapo y atacaron a X-Force como represalia por haber acogido a Feroz, una antigua subordinada de Máscara que huyó de los túneles. En la batalla, Máscara se enfrentó a Estrella Rota, quien saldría victorioso de la batalla al matar, aparentemente, al villano. 



Sin embargo, mucho tiempo después el morlock reapareció en Tokio, donde dirigía un circo de gladiadores mutantes bajo la apariencia de una joven y bella mujer al poder ahora usar sus poderes consigo mismo. Hasta esa Arena llegaron Calisto y Tormenta, a quienes obligó a luchar en los combates, deformando previamente los brazos de Calisto en tentáculos. Las mutantes lograron derrotar a Máscara y ganaron su libertad. Tras el Día M, Máscara volvería a la acción en Nueva York, donde había reunido a los pocos Morlocks que conservaban sus poderes, y empezó la búsqueda de Magneto al creer una profecía escrita por la Morlock llamada Qwerty que decía que los mutantes dominarían La Tierra. Para este cometido necesitaba a Sanguijuela, antiguo Morlock, a quien atrajo a los túneles junto a Calibán. Allí fueron emboscados y mientras sus subordinados se hacían con Sanguijuela, Máscara usó sus poderes para devolver a Calibán el aspecto que tenía antes de que Apocalipsis lo sometiera a una modificación genética años atrás. Su primer paso consistió en poner una bomba en un vagón de metro y transformar a todos sus ocupantes en monstruos para lanzar un mensaje a Magneto usando internet con la esperanza de que el señor del magnetismo acudiese a él y sus compañeros. Un grupo de Hombres-X encabezado por Tormenta acudió en busca de Sanguijuela y se enfrentó con Máscara, quien usó sus poderes para alterar su aspecto en la forma del secuestrado y así pudo derrotar a Sendero de Guerra y Hepzibah y, finalmente, capturar a Tormenta, Calibán y Desliza, quienes lograron liberarse y derrotar a Máscara y a los demás Morlocks poco después. El Profesor Xavier usaría su telepatía para obligar a Máscara a devolver a su aspecto original a las víctimas del ataque en el metro. Finalmente, Desliza entregaría el libro de profecías a Magneto poco después al considerar que las profecías de Qwerty eran acertadas y que Magneto debía conocerlas. 

Máscara reaparecería en las ruinas de Utopía, antigua base X en la bahía de San Francisco, donde se había instalado junto a otros mutantes, como Elixir, Bum Bum, Karma, Madison Jeffries y Random. Cuando SHIELD acudió a investigar la actividad mutante en Utopía, sus residentes atacaron con dureza, lo que provocó que María Hill pidiese ayuda a la joven Patrulla-X desplazada en el tiempo, quienes se trasladaron hasta el antiguo cuartel general de la Patrulla-X junto a Magik y X-23. Tras una batalla inicial entre ambos grupos, Karma y Jean Grey llegarían a un entendimiento y Máscara y los suyos se trasladaron hasta la antigua base de Arma-X, ahora reconvertida en la Nueva Escuela Xavier liderada por Cíclope.


Poderes: Mutante con el poder de alterar los rasgos físicos de otras personas manipulando su carne y, tiempo después debido a una mutación secundaria, sus propios rasgos. 



domingo, marzo 19, 2017

Logan de James Mangold

Hace ya unas semanas que se estrenó Logan y va siendo hora de comentar mis impresiones. Desde que se estrenó el primer trailer a ritmo de Hurt de Johnny Cash tuve la intuición de que se trataba de algo diferente y esperaba que esta vez, de verdad, la película protagonizada por un Lobezno de capa caída fuera un producto digno y que nos ofreciese un espectáculo que nos hiciera olvidar el mal sabor dejado por Lobezno: Inmortal y, especialmente, Lobezno: Orígenes. Por suerte, así fue.


El héroe crepuscular

La película supone un fin a la trilogía de Lobezno y, sobre todo, sorprende con un giro  que espero que ponga también fin a la franquicia mutante tal y como FOX la ha ido planteando hasta ahora para pasar a ofrecernos en las próximas películas un camino más adulto en la estela del Deadpool de Tim Miller (2016) o este Logan de James Mangold. Tomando como punto de partida argumentos algo manidos en el cómic, como la omnipresente extinción mutante (tema recurrente desde Dinastía de M) o la desaparición del factor curativo de Lobezno, Mangold nos ofrece una brillante road movie muy condimentada con características del western crepuscular y del cine de justicieros de la década de los años 80. Además, para Hugh Jackman supone una despedida espléndida a nivel interpretativo del personaje que le lanzó a la fama a nivel mundial y al que, recordemos, llegó por casualidad y de rebote tras la salida de Dougray Scott apenas unas semanas antes de comenzar el rodaje de X-Men (Bryan Singer, 2000). A lo largo de la promoción de la película, los seguidores del australiano hemos podido comprobar el gran amor y respeto que el actor siente no ya hacia el personaje, sino hacia sus fans, ofreciéndonos en sus redes sociales una gran cantidad de mensajes y fotografías que, esta vez sí, huelen a despedida definitiva.

En este film, Logan (quien, por cierto, recupera su nombre original, James Howlett) se nos presenta como una figura gris, enferma, acabada, cínica y que a lo único que aspira es a morir una vez que complete la misión que le queda: ver morir a Charles Xavier. La relación entre Logan y Xavier es uno de los ejes de la película y resulta en una de las caracterizaciones más logradas desde la mostrada entre Xavier y Magneto, tanto en X-Men como en X-Men: Primera Generación (Matthew Vaughn, 2011). En este momento creo que es de justicia resaltar la gran labor de Patrick Stewart al representar a un Xavier con alzheimer que se mueve entre momentos que recuerdan al alocado y divertido Charles interpretado por James McAvoy en Primera Generación y al Profesor X maduro que Stewart ha ido desarrollando durante 17 años en diversas películas y del que pensábamos habernos despedido en Días del Futuro Pasado (Bryan Singer, 2014). Resulta especialmente brillante el momento en el que recuerda cómo perdió el control de sus poderes y mató accidentalmente a diversos miembros de los X-Men, ya que Stewart recompone totalmente a su personaje, usado como comodín humorístico durante muchos momentos del film, para darle una despedida muy emotiva protagonizada por la culpa, la pena y el alivio de saber que no podrá hacer más daño a nadie, cerrando así la mejor parte de la película.

Nacidos para morir


Tras la muerte de Xavier, Logan retoma el argumento principal: el encuentro entre el mutante anteriormente conocido como Lobezno y su hija Laura, nacida en los experimentos llevados a cabo por la empresa Alkali con mujeres mejicanas pobres y la información genética de distintos mutantes. La inclusión de Laura había servido hasta ese momento para redondear la familia disfuncional formada por Xavier y Logan, ya que los miembros de sus tres generaciones (hija, padre y abuelo) comparten un lazo único: no tener a nadie más en el mundo. Sin embargo, una vez que padre e hija se quedan a solas, la historia se vuelve más tópica, pero no por ello menos interesante, ya que Mangold recurre a la genialidad de que Logan sea incapaz de comunicarse con Laura por no hablar el mismo idioma (efecto que, por cierto, se pierde en nuestro país por la nefasta costumbre de doblar las películas). Así, al verse incapaz de saber cómo llegar hasta ella, la rechaza y termina de hundirse, siendo éste uno de los mayores golpes de efecto en el guión de la película, puesto que es Laura quien pasa a coprotagonizar el film, dando cada vez más minutos a Dafne Keen para que se luzca como heroína en contraposición con el héroe caído de Jackman. Destaca especialmente el momento en el que Logan le dice que toda la gente a quien quiere acaba sufriendo y muriendo y ella le responde que entonces ella no tiene que preocuparse, pues es el incentivo necesario para que Logan vuelva a ser el héroe honorable y valiente a quien todos conocemos. Tras ese momento, la batalla final entre los Cosechadores y X-24 contra Logan, Laura y los niños mutantes supervivientes del proyecto X-23 se desarrolla dentro de lo esperado, con un resultado previsible pero emotivo en el que es Dafne Keen quien vuelve a destacar al recitar el monólogo de Raíces Profundas que cierra definitivamente el ciclo del Logan de Hugh Jackman en la gran pantalla junto a esa cruz que cambia de posición para recordarnos que, aunque lo hubiésemos olvidado, se trata de una película de la franquicia X-Men.

A tener en cuenta


Además de por su tratamiento adulto (sangre, miembros amputados, decapitaciones, disparos a bocajarro, tacos...), Logan destaca en muchos aspectos. Quizás el más sutil es el marco temporal en el que tiene lugar la historia, ya que, creo que de forma adecuada, Mangold nos muestra un 2029 caracterizado por ser un 2017 más sofisticado, en el que hay camiones que conducen solos (como extensión a nuestros drones actuales, supongo), lo digital ha acabado por sustituir a lo analógico y la medicina y la biología han avanzado lo suficiente como para crear los primeros cyborgs y clones y permitir la manipulación del maíz para provocar la mejora de la fisonomía humana y acabar con las mutaciones. Además, se percibe que los Estados Unidos siguen azotados por una ola de intolerancia hacia el extranjero como la que llevó a Trump a la Casa Blanca.

Por otra parte, también quiero señalar que el uso de los silencios narrativos es destacable y que, quizás, estemos ante la película con las mejores escenas de acción de la franquicia X. El "efecto cable" en las peleas queda bastante más disimulado y el uso correcto de los efectos digitales integrados en las peleas y persecuciones sólo se ve perjudicado en algunos movimientos imposibles durante las peleas de Laura. Y sí... una vez más, los villanos son bastante previsibles y planos. Quizás destacaría el hecho de introducir a X-24, un clon de Lobezno, por introducir la idea de que lo único que es capaz de matar a Logan es otro Lobezno.

Como conclusión final, quiero enfatizar que Logan no es únicamente un producto de entretenimiento válido y bien hecho, sino que también podría ser la película que abriera definitivamente las puertas de la madurez a universo cinematográfico Marvel para dar cabida a héroes caídos y antihéroes en la línea que hemos ido conociendo en las series de Netflix y superar productos nefastos como las películas de Ghost Rider o The Punisher, que se quedaron muy a medio gas. No perdamos la esperanza.

domingo, febrero 12, 2017

Trailers de Logan, la película.

Ya estamos muy cerca del estreno de la tercera (¿y última?) película protagonizada por Lobezno. Hugh Jackman y Patrick Stewart volverán a interpretar a Logan y al Profesor Charles Xavier y estarán acompañados de Dafne Keen, que interpretará a Laura Kinney (X-23). James Mangold dirige una película en la que veremos a Logan enfrentarse a ¿Los Cosechadores? en un futuro en el que los mutantes no han acabado nada bien. El 3 de marzo llega a los cines.