martes, agosto 28, 2018

Cable: Los Nuevos Mutantes.

Muchos lectores dotamos a nuestras lecturas de una visión única en función de nuestro contacto previo con los personajes implicados y los sentimientos que hacia ellos tengamos. Hace tiempo lo denominé factor nostalgia e incluso utilicé ese término para realizar una sección aperiódica en una desaparecida web sobre cómic en la que hablaba sobre aquellos tebeos que me habían marcado o a los que tenía un especial cariño. Este tomo de Cable apela a ese factor nostalgia como elemento fundamental, pero, por desgracia, no tiene los efectos esperados.



Colección 100% Marvel
Cable: Nuevos Mutantes
Ed Brisson y Jon Malin.
128 páginas. 12.50€














VIAJES DEL FUTURO PASADO

En esta saga, Ed Brisson propone un viaje al pasado para retomar una serie de cabos ¿sueltos? de las etapas de Nicieza-Liefeld (y continuadores) y Loeb-Pollina que giran en torno a Los Externos, el grupo de mutantes inmortales que cuenta en sus filas a Selene, Candra o Gideón. Quitando a estos tres (que tuvieron un mayor desarrollo),  Los Externos fueron un grupo muy marginal que apenas dio juego más allá de la posibilidad de que Bala de Cañón fuese también uno de ellos. Loeb se los quitó de encima en cuanto pudo, concretamente en los episodios previos a Onslaught dibujados por Adam Pollina, cuando Selene asesinó a sus compañeros y se estableció que Los Externos sólo pueden morir a manos de otros Externos.

Teniendo esto en cuenta, ya podíamos esperar que esta saga tuviera un interés escaso y que fuese bastante intrascendente. De hecho, el único elemento que puedo destacar es que viene a funcionar como una especie de precuela de la saga Necrosha debido a la relación que se establece entre Selene y Destello y el misterio sobre cómo ésta última acaba bajo el control de la inmortal.

VIAJAR TE CAMBIA (O NO).

El desarrollo de la historia no es destacable. Avanza dentro de lo esperado. Sin embargo peca de ser absolutamente intrascendente tanto para los personajes implicados como para la continuidad mutante  más allá del morbo (¿?) de volver a presenciar la muerte de Los Externos. Es una historia tan poco importante, que el guionista ni siquiera se molesta en desarrollar a los personajes, cuya caracterización van de lo plano (Longshot) a ningún tipo de caracterización (X-23) pasando por el cliché de los dientes apretados (Estrella Rota). Todos los personajes se comportan como deberían y no hay ninguna innovación. La previsibilidad es la mayor característica de los protagonistas de los (más) Nuevos Mutantes.

Hay que destacar que Brisson también se complica la vida innecesariamente al situar la trama trece años en el pasado, pero no en tiempo Marvel, sino en tiempo real, por lo que la historia transcurre hacia el año 2004-2005 e incluye a personajes como X-23 o Armadura que, por su edad, apenas serían unas niñas si se tuviera en cuenta el tiempo Marvel. También aparecen Longshot y Estrella Rota, que, probablemente, en tiempo Marvel aún no habían hecho su primera aparición y se supone que estaban en el Mojoverso. Quitando el dato, esto no influye en la trama, pero sí que es innecesario y podría haberse omitido, por lo que me parece inexplicable que un editor no tuviera esto en cuenta.

En definitiva, un tomo olvidable y que, para más males, cuenta con el dibujo de Jon Malin, discípulo de Rob Liefeld que tiene todos sus excesos, narra bastante mal y sus personajes tienen unas proporciones poco reales, aunque no llega a las licencias de su maestROB!. Por suerte, su apoyo al ComicsGate hizo que fuese apartado de Marvel, esperemos que por mucho tiempo.




Recuerda que estamos en Twitter y en Facebook.

miércoles, agosto 15, 2018

Masacre mata al Universo Marvel... otra vez.

Hace ya unos años, Panini tuvo la genial idea de recopilar en una colección de tomos 100% Marvel las múltiples miniseries de Masacre que Marvel iba publicando a raíz del gran éxito que Wade Wilson tenía en los cómics, videojuegos y la película estrenada en 2016. Los tomos 2 y 3 recogían tres miniseries escritas por Cullen Bunn en las que el personaje daba rienda suelta a su instinto asesino. Hemos tenido que esperar hasta el tomo 11 para una continuación, aunque en mi caso, y como mis lecturas de Masacre siguen un orden anárquico, es el primer acercamiento al trabajo de Bunn con Masacre en estas miniseries. No podría haber quedado más satisfecho. Una de las historias más sobresalientes que he leído sobre el mercenario bocazas. 

Colección 100% Marvel
Las minis de Masacre:
Masacre mata al Universo Marvel... otra vez.
Cullen Bunn y Dalibor Talajic.
128 páginas. 12.50€









LO PEOR QUE TE PODRÍA PASAR

¿Qué es lo peor que le podría pasar a Masacre? Desde su creación a manos de Rob Liefeld y Fabian Nicieza, hemos ido descubriendo poco a poco que Wade Wilson es un personaje complejo, que busca la aceptación de gente a la que admira pero que siempre acaba siendo manipulado o decepcionado por sus ídolos. El último caso lo tenemos en su actual serie regular escrita por Gerry Duggan, en la que Masacre se ha convertido en uno de los personajes más odiados del Universo Marvel tras haber sido manipulado por el falso Capitán América y haber matado, entre otros, a Phil Coulson. Además, otro de sus grandes miedos es fallar a la gente que confía en él, como su hija Ellie y la familia Preston, que cuida de ella. Estos pensamientos son, probablemente, lo único que mantenga a Wilson dentro de unos márgenes de cierta cordura e impiden que sea la máquina de matar definitiva. 

En esta miniserie, Cullen Bunn libera a Wade de sus ataduras al convertirlo en víctima de un mensaje catalizador implantado en su mente por una coalición de villanos encabezada por Cráneo Rojo, el Doctor Muerte y Magneto. Así, y viviendo distintas ensoñaciones,  Masacre va asesinando a la gran mayoría de los héroes del Universo Marvel, desde su escuadrón de Vengadores a Los Guardianes de la Galaxia. Únicamente un equipo de héroes encabezado por el Caballero Luna y el Castigador irá tras su pista, aunque ellos no tardarán mucho en convertirse en víctimas del mejor asesino del Universo Marvel. 

EN LA MENTE DE UN ASESINO

[Spoilers a partir de aquí]


Cullen Bunn y Dalibor Talajic realizan un trabajo magnífico en la caracterización de Wade Wilson y nos ofrecen, quizás, su relato más cruel y agónico. Por una vez, nos alejamos del sentido del humor habitualmente conectado a las andanzas de Masacre y nos encontramos con un relato crudo y en ocasiones terrorífico. Sólamente encontramos algunos resquicios de humor en las ensoñaciones que tiene el protagonista durante sus asesinatos, siendo algunas especialmente memorables, como el juego del escondite que Wade mantiene con Moon Girl, Dinosaurio Diabólico, Ms. Marvel y Power Pack, la muerte de la Patrulla-X original o el cruel asesinato de Spider-Man, disfrazado con un concurso de comer tartas en el que Peter Parker demuestra tener uno de los más sabrosos cerebros de Marvel. En general, los asesinatos son crudos y salvajes. La decapitación de Miles Morales o la muerte de Jessica Drew frente a su hijo son memorables. Nada parece ser capaz de saciar su ansia de sangre.

Los asesinatos se suceden página a página y viñeta tras viñeta de una forma natural, ideados de forma efectiva y retorcida de una manera que sólamente Masacre podría imaginar. Sin embargo, Wilson va poco a poco intuyendo lo que sucede. Ni su propia mente es capaz de evadirse de la realidad tanto tiempo. Quizás pueda deberse a que su factor curativo venza a la sugestión hipnótica o quizás porque sus propios sentimientos le dicen que lo que está haciendo está mal. Esta tortura que siente al intuir los crímenes que está cometiendo sólo podrá expiarse cuando Masacre-Gwen, otro personaje tan retorcido como Wilson a su manera, entre en acción y utilice la misma frase hipnótica para convencer a Wade de que debe matar a todos los villanos culpables de lo sucedido. Un final que, aunque esperado, tiene sus sorpresas, como el trato a Magneto, a quien le deja un destino peor que la muerte.

En el apartado artístico, Dalibor Talajic tiene un papel complicado, puesto que la crueldad de la historia podría haberse realizado de una forma muy gráfica y desagradable o, como así ha sido, de una forma lo suficientemente explícita para que sobrecoja sin hacer un gran daño visual, salvo en momentos muy puntuales ya señalados. Además, el cambio a un estilo más cartoon en las ensoñaciones durante los asesinatos sirven para ir aliviando el estremecimiento de los lectores y crear cierto sentido del humor que se agradece entre tanto balazo, miembro seccionado por espadas y decapitaciones. En conjunto, Bunn y Talajic nos ofrecen en Masacre mata al Universo Marvel.. otra vez una obra que gustará tanto a los lectores habituales como al lector ocasional que se acerque a los cómics buscando algo similar a lo que ofrecen las dos películas de Deadpool. 

Recuerda que estamos en Twitter y en Facebook.

sábado, agosto 04, 2018

Lobezna: Inmune

Tras la muerte de Logan, Laura Kinney tomó el título de Lobezna decidida a honrar a su predecesor y lograr enmendar todos sus errores pasados. Tom Taylor lleva ya un tiempo escribiendo al personaje y dotándole de un trasfondo que, aunque pueda recordar al del viejo canadiense por momentos, en el caso de Lobezna está decididamente enraizado con sus emociones y sentimientos más íntimos. En Inmune, Lobezna descubre que podría ser la única esperanza para La Tierra y no dudará en entregarse al máximo para no fallar. 







Colección 100% Marvel
Lobezna: Inmune.
Tom Taylor y Leonard Kirk.
152 páginas. 14.50€












CUANDO LAS GARRAS NO SON SUFICIENTES

Si algo destaca en esta etapa de Lobezna es el especial esfuerzo cometido por Tom Taylor para desarrollar la personalidad de Laura Kinney recordando, por una parte, que tiene algunos rasgos en común con Logan y, por otro lado, explorando todo aquello que la diferencia de él. Una vez que Laura se ha liberado de las ataduras impuestas por su pasado y que la sometían a un camino de redención que finalmente logró culminar, ahora sólo le queda seguir hacia delante, asumiendo el legado dejado por cierto mutante canadiense. 

Por otro lado, Taylor también muestra una gran brillantez al tratar el lado familiar del personaje, que ahora tiene una clon/hermana menor, Gabby, que se va descubriendo como un gran personaje en manos del escritor. Sin ser cargante, la pequeña clon dueña del lobezno llamado Jonathan resulta un contrapunto humorístico pero de gran intensidad moral para Laura, que se reconoce en muchas conductas de su pupila. Por cierto, sí, lo de adquirir pupilas preadolescentes también viene con el título de "Lobezna" y Gabby se une al selecto club formado por, entre otras, Kitty Pryde y Júbilo. En esta historia, ambas se verán abocadas a convertirse en las grandes heroínas usando sus dones mutantes, lo que resulta toda novedad si comparamos con el pasado de las dos protagonistas, lleno de muerte, sangre y mutilaciones por culpa de sus poderes. El escritor acierta al usar el mcguffin del virus mortal espacial para indagar en el nuevo rol de Laura como Lobezna, centrándose en su interacción con el resto del Universo Marvel y en la evolución personal y madurativa de la antigua X-23, a la que está definitivamente ligado el vínculo fraternal con Gabby, lo que hará que Laura haga todo lo posible por rescatar a su hermana menor de las garras de El Nido, los villanos inesperados de Inmune.

CAMEOS Y ACIERTOS

Como bien acierta al decir Daniel Gavilán en el magnífico artículo introductorio del tomo, Taylor demuestra que dejar el ciclo de violencia del personaje atrás para llevar a cabo su reconstrucción ha sido una puesta arriesgada pero necesaria. Lobezna se encuentra ahora ante un mundo nuevo con el que no podrá luchar únicamente con sus garras y necesitará apartar su orgullo para recibir ayuda contra las amenazas que no pueda derrotar. Así, en esta historia encontramos una gran cantidad de cameos de otros héroes del Universo Marvel que ayudarán a Lobezna a detener el avance del virus, aunque sin restarle protagonismo. El guionista, por cierto, demuestra también un gran dominio del humor en la interacción entre los Guardianes de la Galaxia, con Mapache Cohete haciendo algunos de los mejores chistes que le recuerdo. Quizás se postula aquí como un más que decente sustituto para Gerry Dugan si alguna vez éste deja la serie de los guardianes cósmicos.

Otro de los grandes aciertos es la interacción que se produce entre Gabby y Masacre, con algunas escenas que enternecerán los corazones más oscuros (el comentario de las cicatrices es amor puro) y otras que harán que esboces más de una sonrisa. Este dúo formado por dos asesinos con mentalidad de críos es el gran descubrimiento de este tomo  y nos deja algunos de los mejores momentos sin la crueldad habitual en los diálogos del mercenario bocazas.

Por último, hay que alabar el esfuerzo de Leonard Kirk para hacer cinco números seguidos en una época en la que esta estabilidad escasea mucho en la franquicia mutante. Kirk nos ofrece su habitual y correcta narrativa con algunas splash-pages llamativas, aunque se le puede criticar la ausencia de algunos fondos en el tramo final y algunas caras dibujadas de forma un poco extraña durante la historia, casi parece que hubiese esbozado determinadas páginas, aunque no sé si será culpa suya o de los varios entintadores que se encargan del acabado.

Lobezna: Inmune es una historia que sigue en la línea ascendente de la etapa de Taylor y aunque no sea tan inesperada como las historias anteriores, nos deja, en definitiva, un buen número de aspectos interesantes para disfrutar. Además, para amenizar la espera hasta el siguiente tomo, en Patrulla-X Roja podremos seguir más aventuras de Laura y Gabby mes a mes en otra serie escrita por Tom Taylor que, de momento, está a la altura de lo que prometía.


Recuerda que estamos en Twitter y en Facebook.

sábado, febrero 17, 2018

Universo Mojo. Los 80 son nuestros.

La actual división de las cabeceras mutantes en los equipos Oro y Azul se ha interpretado como un claro recuerdo de los años 90 y la importancia que éstos tuvieron para la Patrulla-X, década en la que tuvo lugar la gran explosión mutante y en la que el universo Marvel parecía girar a su alrededor y copiar hasta el más mínimo detalle las fórmulas que se ponían en práctica con los personajes residentes en la Escuela Xavier para Jóvenes Talentos. Sin embargo, hace mucho que la Casa de las Ideas ya no tiene a los mutantes como epicentro argumental y en las dos últimas décadas han ido perdiendo progresivamente protagonismo, dando lugar a la eclosión de la franquicia Vengadores. Como último movimiento, el Imperio Secreto del Capitán América de Hydra dio paso a Marvel Legacy: un intento, casi desesperado, de contentar a viejos y nuevos lectores en medio de esta guerra fría entre quienes celebran y quienes denostan a la nueva generación de héroes de la diversidad que han tomado el manto de algunos de los personajes más importantes de la editorial.



Como se comenta en la sección Spot On en el primer número de Universo Mojo, la franquicia mutante sirvió como conejillo de indias para la experiencia Legacy, aprovechando que se encontraba en pleno proceso de cambio a un status quo que recordaba épocas añejas y más exitosas y para este experimento se ha tomado como referencia la etapa más esplendorosa de la franquicia mutante: los años 80. Puede que sea ésta la razón por la que nos encontramos ante una de las historias más interesantes y mejor llevadas desde que Marc Guggenheim y Cullen Bunn están al frente de las cabeceras mutantes.




REPOSICIONES DE LOS CLÁSICOS


Si esta saga es un homenaje a los años de mayor gloria mutante, la influencia de Chris Claremont se irá dejando notar desde el primer momento, al empezar la saga con los protagonistas jugando uno de los tradicionales partidos de softball en los terrenos de la mansión, actualmente en Central Park. Desde hace décadas, esta reunión-X siempre ha servido como recurso literario para actualizar al lector del devenir de los personajes en las distintas sagas previas o series paralelas y Bunn y Guggenheim logran, en apenas unas viñetas, situar a los principales peones de la historia y facilitar la lectura al lector ocasional para inmediatamente pasar a presentar la amenaza. 

A partir de ese momento, la saga tomará también la estructura clásica de muchos annuals Marvel de la época, en los que se repartía a los protagonistas en pequeños grupos para diversificar la acción y causar pequeños toques de suspense a lo largo de la lectura al alternar de un grupo a otro en momentos de sumo peligro. Además, gracias a esta estructura los guionistas saben sacar partido de un enemigo como Mojo, realizando un repaso de muchos de los hitos fundamentales de la historia mutante en forma de visitas holográficas a diferentes escenarios: Días del Futuro Pasado, las Guerras Asgardianas, Inferno, Proyecto Exterminio, la Tierra Salvaje, la  Masacre Mutante, Krakoa, la Zona Azul de la Luna o AvsX.




MOJOVISIÓN: LA VIDA EN DIRECTO


Otro aspecto a destacar en Universo Mojo es la evolución de varios de los protagonistas. Tanto Guggenheim como Bunn tienen tomado el pulso a los personajes de sus series y aquí nos ofrecen algunos movimientos interesantes. Sobresale la interacción de los personajes con lazos familiares, como la de los adolescentes Cíclope y Jean Grey con su hija adulta Rachel, quien no parece estar llevando demasiado bien los cambios en su vida, pero sí que disfruta del hecho de que Cíclope aún no haya cometido los errores que le llevaron a la muerte. Jean Grey, por su parte, sigue evolucionando hacia un rol de líder nata que jamás vimos en el personaje original. Además, Coloso continúa tratando de reconquistar a Kitty Pryde y demostrando que está dispuesto a no cometer más fallos con ella.

Hay otros personajes que salen reforzados o cambiados de esta historia, como, por ejemplo, Longshot, al que se actualiza para el siglo XXI de forma excelente al presentarlo convertido en un youtuber millennial más preocupado de obtener suscriptores que de derrocar al acrónico régimen tiránico televisivo de Mojo, quien, por su parte, se echa las manos a la cabeza por el éxito de su enemigo. Es, quizás, la metáfora más acertada que he visto sobre la "lucha" entre los medios de comunicación tradicionales y las ya-no-tan-nuevas plataformas audiovisuales. No obstante, Mojo también terminará la saga muy reforzado, al ser susceptible de convertirse al fin en una amenaza real y permanente para la Tierra Primordial del Universo Marvel al quedarse atrapado en ella. Quizás el peor parado sea Magneto, puesto que se desvela que sigue vivo en un momento en el que Cíclope ha podido revivir los actos pasados del señor del magnetismo y cuestiona gravemente las intenciones de su hasta entonces protector. Habrá que ver cómo evoluciona esta trama. Finalmente, hay que destacar el rol de los personajes secundarios del entorno mutante, que aparecen en todo momento resignados a no brillar, a no tener ningún papel relevante en la historia y a tener que esperar su momento mientras otros acaparan los focos. Casi parece un chiste interno entre los guionistas.



¿FULL HD O 4K?

En el apartado gráfico hay que aplaudir la vuelta de Jorge Molina a la cabecera Azul, donde nos ofrece su característico arte, con unos personajes muy expresivos, estilizados, perfectamente distintivos y especialmente atractivos. Todo ello, junto con una narrativa fluida, dinámica y en la que tanto las escenas de acción como los momentos de interacción entre personajes se suceden de forma totalmente orgánica, constituyen lo mejor visualmente de Universo Mojo. Por el contrario, la serie Oro sigue lejos de encontrar la estabilidad gráfica, como viene siendo habitual desde el escándalo y posterior despido de Ardian Syaf,  quien se anunció originalmente como dibujante titular. Tres artistas se hacen cargo de cada uno de los capítulos de la saga y, si bien resultan coherentes por estilo, ya va siendo hora de que alguien ponga orden en esta serie. Por otro lado, las portadas de Arthur Adams son magníficas. Ojalá comercialicen un póster con esta portada doble: 



LA AUDIENCIA HA DECIDIDO...

Universo Mojo me ha resultado la mejor historia hasta ahora en Patrulla-X Oro y Azul. Por fin la tan anunciada vuelta a los orígenes parece real, aunque quizás se note más por las peculiaridades de esta saga. El tratamiento de personajes sigue siendo correcto, la trama está bien contada y bien llevada y el arte es, en general, de nivel alto. Al fin una alegría tras los intentos no bien resueltos de sagas anteriores.

lunes, enero 29, 2018

Jean Grey. Pesadilla ígnea

Este mes de enero se ha publicado un tomo 100% Marvel que recoge los seis primeros números de la serie regular (o maxiserie... o serie truncada... lo que sea) protagonizada por la joven Jean Grey desplazada en el tiempo junto al resto de la Patrulla-X original.  Dennis Hopeless junto a Víctor Ibáñez, Harvey Tolibao, Anthony Piper y Paul Davidson se encargan de llevar a la mutante por diversos parajes del universo Marvel en busca de mayor poder y control para poder hacer frente a la amenaza omnipresente de la fuerza Fénix.

ANTECEDENTES

Jean Grey murió. O, en realidad, un cuerpo idéntico al de la antigua Chica Maravillosa creado por la fuerza Fénix murió en la Luna. La auténtica Jean Grey fue encontrada y, tras recuperarse, volvió a las formaciones-X para acabar conociendo a una hija de un futuro alternativo, casarse, criar al hijo de su clon en un futuro distante, perder a su marido a manos de Apocalipsis, recuperarlo, perderlo definitivamente en brazos de Emma Frost y, finalmente, morir a manos de Magneto. El tiempo pasó y la Bestia, tratando de hacer entrar en razón a Cíclope, trajo al presente a la Patrulla-X original, quedando atrapados fuera de su tiempo. Desde entonces, la joven Chica Maravillosa ha descubierto el destino que le espera y ha luchado  con todas sus fuerzas por no caer en los mismos errores que su contrapartida adulta. Ha entrenado sus poderes duramente para tener mayor control, ha buscado nuevos intereses románticos, se ha convertido en una líder para sus compañeros, los ha abandonado y ha vuelto con ellos. Y, pese a todo, la sombra de Fénix Oscura sigue siendo una constante en su vida. 



PESADILLA ÍGNEA

Dennis Hopeless es un escritor muy dispar, ya que en su producción encontramos pequeñas joyas y obras que se me antojan, al menos, irregulares. Por esta razón, me acerqué a este tomo con muchas reservas, temeroso de lo que me pudiera encontrar. Por suerte, hay que reconocer que ha estructurado la serie de tal manera que cada episodio es autoconclusivo y no se alargan tramas, salvo el leitmotiv: la búsqueda de poder y de auto-reafirmación llevada a cabo por la protagonista. Esto permite al guionista centrar el desarrollo de la historia en la interacción entre Jean y diversos personajes de primera fila del universo Marvel, quienes pasan a ser unos tutores y consejeros muy inesperados para el lector. Quizás radica aquí el mayor acierto, puesto que, algo típico de esta época en Marvel, el desarrollo y, especialmente, la resolución de muchos capítulos son bastante precipitados y a veces quedan en anécdotas, aunque como cliffhangers cumplen su función. Destaco los tres primeros episodios y el último por encima de los demás y es necesario señalar que la sorpresa de descubrir quién es "la voz" en la cabeza de Jean Grey en el último capítulo, aunque previsible, está narrada de una forma efectiva.


En el apartado gráfico, el español Víctor Ibáñez se encarga de los tres primeros capítulos. Ibáñez es uno de los grandes artistas actuales de Marvel y lo demuestra en cada página. El dinamismo de su narrativa y la potencia en sus viñetas de acción son un enorme contrapunto al realismo de sus personajes, que están perfectísimamente definidos en constitución y expresión. Si hace unos años realizó la, para mí, versión definitiva de Tormenta en su serie regular, la adolescente Jean Grey de Víctor Ibáñez es la imagen definitiva del personaje, sin duda alguna. Tras él, Tolibao, Piper y Davison cogen el testigo y, si bien son correctos, en comparación no resultan tan brillantes como el titular de la serie. A destacar el color de Jay David Ramos, que parece que trata de mantener cierta uniformidad a pesar de adaptarse a cada artista. Y, por supuesto, es imposible olvidarse de las magníficas portadas de David Yardin, pequeñas obras de arte cada una de ellas. 

La valoración de este tomo es positiva. Ofrece lo que se esperaba de él y deja con ganas de saber cómo explorará Hopeless la interacción entre la joven y la adulta Jean Grey. En unos meses, el segundo y último tomo. 

sábado, diciembre 02, 2017

Comentando el mes de noviembre

Retomo una antigua costumbre en éste y otros muchos blogs. Las reseñas regresan. Eso sí, de forma mucho más breve y efectivo, ya que recopilo aquí las opiniones que he ido dejando en Twitter durante este mes.




Patrulla-X Oro 004: El cruce con Imperio Secreto, muy transversal, sirve para que Marc Guggenheim retome subargumentos de hace muchos años y cohesione al equipo principal, siempre con la ayuda de los estudiantes veteranos. Ken Lashley va de menos a más.


Increíble Patrulla-X 1: Nueva serie con buen arranque. Charles Soule y Jim Cheung reúnen a un equipo muy potente de Hombres-X para enfrentarse a uno de los villanos más poderosos y más desaprovechados de la franquicia. Con sorpresa final que da mucho que hablar. Espero una buena evolución.

Patrulla-X Azul 004: Este mes, Cullen Bunn vuelve a sorprendernos con un cruce de Imperio Secreto que lleva al equipo azul hasta Nueva Tian, donde Xorn y la Reina Blanca lideran férreamente a la raza mutante. Me gusta lo imprevisible de la historia, las apariciones por sorpresa y el dibujo.

Viejo Logan 82: En este número, Ed Brisson y Mike Deodato encauzan definitivamente la etapa y muestran al Maestro y sus lacayos como unos enemigos a tener muy en cuenta por su brutalidad y objetivo. Viejo Logan tiene un gran reto por delante. Esta etapa promete. Distopía brillante.

Arma X 004/El alucinante Hulk:  Número casi de transición que sirve para mostrar la crueldad de Stryker y los suyos. El cambio de dibujante es bastante radical. Las portadas siguen ofreciendo más de lo que hay en el interior. Esta saga empezó simpática, pero actualmente sólo se sostiene por la interacción entre los componentes del grupo de héroes. Historia alargada que necesita acabarse ya.

Imposibles Vengadores 56: Tie-In de Imperio Secreto. Me ha sorprendido muchísimo el dinamismo en la historia y dibujo. Pícara, Psinapsis y Voodoo contra los monstruos de la dimensión oscura. El uso de los poderes de Pícara cada vez es más bestial en esta serie.

Legión 11: Si Spurrier Khoi Pham y Tan Eng Huat dan el resto en la recta final de la serie más cautivadora de los últimos años. El plano astral nunca ha sido más peligroso. David Haller nunca ha llegado tan lejos. Vendas nunca ha sido más valiente. Imprescindible. 

Lobezna: Enemiga del Estado: Tom Taylor y varios dibujantes sorprenden con una frenética saga en la que Laura deberá luchar por demostrar su inocencia y combatir sus instintos más salvajes al regresar a su vida el aroma desencadenante. Invitados y muertes a tutiplén. 8/10 ojalá un dibujo más regular.

Masacre 21: Con esta serie me pasa es que su lectura es como una montaña rusa: tanto me parece un subidón como una bajada sin frenos terrorífica. Este mes, toca subidón con un número especialmente loco y divertido con Wade en el espacio. Debería ser siempre una serie así de genial.


Vengadores USA 008: Tony Ho tiene un plan para salvar a Mancha Solar. Bala de Cañón continúa en su periplo espacial. Esta serie siempre resulta entretenida. Curioso el paralelismo entre Iron Man y Mancha Solar ya desde la portada.

domingo, agosto 13, 2017

ResurrXión: Primeras impresiones


Comienza la enésima vuelta de tuerca a la franquicia mutante. ResurrXión se nos vende como la vuelta a la grandeza editorial perdida durante tantos años en los que se ha puesto el interés en otras franquicias (o se ha tratado de generar nuevas, como la de los Inhumanos) y, como su nombre indica,  se produce una resurrección de la raza mutante tras dejar atrás definitivamente el temor a la extinción,  que comenzó con aquellas fatídicas palabras de la Bruja Escarlata al concluir la Dinastía de M: "No más mutantes". Es un concepto al que no han parado de dar vueltas hasta el absurdo asunto de las nieblas terrígenas y cuya conclusión en IvX creo que únicamente sirve para poder olvidarnos de él por fin. 


Tras el final de la tediosa etapa post-Secret Wars que tantas esperanzas nos dio en un principio y que tan irregular resultó (podemos salvar el trabajo de Lemire en Viejo Logan, el de Bunn en Imposible Patrulla-X y alguna cosilla más, como Lobezna), ResurrXión comienza muy fuerte en varios frentes: con una Patrulla-X Oro que recuerda a aquellos cómics de la buena época de Claremont, con una Patrulla-X Azul que centra su interés en Jean Grey y Magneto, así como en los cambios sufridos por el resto de la Patrulla-X original y con una Arma X en la que Greg Pak y Greg Land reúnen a un equipo muy salvaje y heterogéneo en una frenética huida hacia delante. Por lo pronto, las tres series ganan en interés con respecto a los cómics de los meses anteriores, por lo que he decidido comentar mis impresiones sobre ellos de forma individual.

Patrulla-X Oro: Marc Guggenheim y Ardian Syaf fueron los elegidos por el editor Daniel Ketchum para encarrilar a la franquicia mutante hacia un mejor y prometedor futuro. Las cosas no empezaron bien al descubrirse que Syaf había incluido mensajes de odio en las páginas del primer número y fue rápidamente despedido de Marvel y, poco después, el propio Ketchum anunciaba que dejaba de trabajar para La Casa de las Ideas, generando mucha rumorología sobre si su salida se debía a la polémica con Syaf. Visto el trabajo de Guggenheim y Ketchum en estos números, espero que la falta del editor no afecte demasiado a la serie, puesto que, por primera vez en muchos años, la serie X principal da la talla. En la grapa de este mes de julio encontramos las dos primeras partes de la saga Back To The Basics, con Kitty Pryde encabezando al equipo, que se ha establecido en Central Park y ha decidido tomar un papel más proactivo y superheroico para limpiar la imagen de los mutantes tras el conflicto con los Inhumanos. Guggenheim se confiesa fan absoluto de la época Claremont y en estas páginas lo demuestra. La lectura de esta saga es lo más que me ha recordado a los viejos tiempos en muchos años, sabiendo combinar presente y pasado para construir una historia divertida, intimista y trascendente para los personajes.  Así deberían ser los cómics de la Patrulla-X. El dibujo de Syaf, por otro lado, no lo echaré de menos cuando se marche. 

Patrulla-X Azul: Cullen Bunn y Jorge Molina tienen ante sí la oportunidad de trabajar con la Patrulla-X original traída del pasado. Desde que apareció este concepto, siempre pensé que tenía muchísimo potencial al poder reconstruir a unos personajes ya conocidos y desviar su historia para transformarlos en personajes esencialmente divergentes, pero, con el paso de los años, no he visto sino algunos destellos que, precisamente, Bunn recupera magistralmente en esta grapa como punto de partida. Tampoco debe sorprendernos: Bunn ha demostrado ser el mejor guionista que ha tenido la franquicia en los últimos años. Su labor en Magneto o en Imposible Patrulla-X es sobresaliente y aquí realiza un trabajo muy en la línea mostrada previamente. Estos primeros números nos sirven para ponernos al día con los personajes, vivir el conflicto interno que tienen al saber que viven en un mundo que no es el suyo pero estarlo disfrutando plenamente y conocer el siguiente paso en la evolución de Magneto, cuyo destacado papel en IvX le obliga ahora a llevar a cabo sus planes de coexistencia humano-mutante desde la clandestinidad. La interacción entre Jean Grey y Magneto es de lo más interesante en estas páginas, aunque el resto de personajes no son olvidados y todos tienen su momento de lucimiento. El trabajo de Jorge Molina a los lápices es espectacular, diferencia el movimiento de cada personaje a la perfección, la expresividad de los rostros es magistral y su narración es bastante orgánica y fluida.

Arma X. Greg Pak y Greg Land vuelven a colaborar más de una década después de La Canción Final de Fénix de 2005 (... sí, nos hacemos viejos...). Pak tiene al fin la oportunidad de ejercer de guionista titular de la franquicia mutante y no comienza mal. Me chirría un poco la interacción tan fluida entre viejo Logan y Dientes de Sable, pero no resulta especialmente forzada al ser ambos personajes muy diferentes ahora a como eran hace unos añitos. La amenaza de Arma X es interesante y la aparición del resto de los protagonistas va trasladando la atención de un personaje a otro a menudo para que Logan no acapare todas las miradas. Como comienzo, más que correcto. A ver qué tal es el desarrollo de esta serie con el crossover con Hulk ya anunciado. Respecto a Greg Land... bueno, en su línea. Quizás lo noto menos artificial y estático, aunque en la línea demostrada en los últimos años, en los que parece ir dejando atrás ciertos vicios de su trabajo de la década pasada.

Hasta aquí mis impresiones sobre el primer mes de ResurrXión. Muchas esperanzas que, espero, no acaben frustradas una vez más. Un nuevo foco de interés para la franquicia mutante que se complementará con varias series individuales y grupales que Panini ha anunciado en tomo para el comienzo de 2018. A ver si esta vez sí estamos ante una resurrección que nos dé las historias de calidad que los lectores demandamos.