miércoles, octubre 24, 2007

Epitafios: Laurie Collins

De apariencia frágil y siempre cohibida por el miedo a dañar emocionalmente a otros con sus poderes, el personaje de Laurie era en mi opinión uno de los más interesantes caracteres femeninos forjados durante la última generación de mutantes aparecidos en New X Men. Con una personalidad que evolucionó a lo largo de la serie, era un personaje cuya personalidad tímida e introvertida hacía un gran contraste con la naturaleza escatológica y manipuladora de sus poderes. Aprovechando los últimos sucesos acaecidos en la vida del personaje, os ofrecemos un repaso por la trayectoria de Wallflower:


Nombre Real: Laurie Collins
Alias: Wallflower, Alhelí
Identidad: Secreta, registrada
Ocupación: Estudiante
Nacionalidad: Estadounidense
Lugar de nacimiento: Kent, Conneticut
Especie: Homo superior
Estado Civil: Fallecida
Parientes: Gail Collins (Madre)
Sean Garrison (Padre)
Intereses: Kevin Ford
Josh Foley
Grupo de Afiliación: X – Men, Nuevos Mutantes, SHIELD (Dinastía de M)
Personalidad: Introvertida, reservada
Aficiones: Leer, hacer puzzles
Educación: Estudios básicos normales para una mutante de su edad en el Instituto Xavier
Base de operaciones: Academia Xavier para Jóvenes Superdotados
Primera aparición: New Mutants vol 2, nº 2
Origen: New Mutants vol 2, nº 11
Causa de la Muerte: Asesinada por el Purificador Mathew Riskman de un disparo en la nuca.
Defunción: New X Men vol2, nº 20

Historia: Cuando la madre de Laurie quedo embarazada de ella, los poderes de su pareja (un mutante que, al igual que su hija, podía manipular los sentimientos de los demás) dejaron de hacerle efecto. Descubrir que lo que sentía por aquel hombre era en realidad un sentimiento ficticio creado por él, hizo que Gail se sintiese utilizada abandonándolo para no volver a saber de su pareja ni de ningún otro hombre. Sin más opción que criar a su hija ella sola, Gail se mantuvo siempre junto a ella, mostrándose como una madre sobreprotectora. Y así fue como la pequeña Laurie creció mostrando un carácter independiente y solitario, siendo su madre su única compañía.

Durante unas vacaciones en la costa, los poderes de Laurie florecieron con su pubertad convirtiéndose en una chica muy popular que estaba siempre rodeada de jovencitos que se desvivían por ganarse su atención. Gail comenzó a sospechar entonces que su hija podía haber heredado el don de su padre y cuando se lo dijo, la pequeña Laurie se volvió aun más introvertida temiendo a entablar contacto con los demás por miedo a que sus poderes los manipulasen haciéndoles daño como le había ocurrido a su madre. Cerrada en si misma y siempre dudando de que las emociones de los demás fueran reales, Laurie acabó provocando un altercado en su instituto cuando un compañero se le acercó pidiéndole ayuda en los deberes y esta empezó a sentirse atraída por él provocando que el crío se enamorase perdidamente de ella. Dándose cuenta de esto, Laurie comenzó a asustarse y entonces sus feromonas se esparcieron por los pasillos del instituto provocando una ola de pánico.

Viendo que su hija tenía un problema, Gail decidió enviarla al Instituto Xavier para que allí pudieran ayudarle a controlarlos y con la esperanza de que entablase amistad con otros chicos como ella. Sin embargo, Laurie continuaba aislándose y cualquier intento de encontrarle una compañera de cuarto acababa en fracaso, ya fuera porque sus poderes acabaran causándoles crisis emocionales (como en el caso de Ángel Salvatore) o porque su propio carácter maníaco depresivo y casi autista acabase sacando de sus casillas a cualquiera que intentase acercarse a ella (Como les ocurrió tanto a Cessilly Quincaid como a Julian Keller). Sin embargo, el momento clave que acabo provocando que Laurie se aislase completamente, fue la rebelión de los estudiantes durante el día de puertas abiertas. Encerrada en su habitación, Laurie escuchaba los gritos de fuera, a la multitud asustada y a otros jóvenes descargando su ira contra ellos, llegando a pensar que aquel desgraciado incidente era culpa suya.

Pero entonces, Danielle Moonstar, la antigua líder de los Nuevos Mutantes originales, regresó al instituto acompañada por Sofía Mantega, una joven mutante venezolana de carácter jovial, familiar y optimista que se convirtió en la nueva compañera de cuarto de Laurie. La habilidad para controlar el viento de Sofía, unido a su extrovertida y a la vez comprensiva forma de ser facilitaron que ambas se hicieran amigas y que Laurie empezase a liberarse progresivamente de su timidez.

Pronto Laurie tuvo su propio grupo de amigos entre los que, además de Sofía, se encontraban Kevin Ford, un chico marginado y de apariencia gotico-emo cuyos poderes le imposibilitaban para entablar cualquier contacto físico y por el que se sentía correspondidamente atraída, y un recién llegado David Alleyne. Los cuatro acompañaron a Danielle a Nueva York para que, mientras Dani buscaba a un alumno potencial para el Instituto, ellos pudieran visitar al padre de Sofía. Desgraciadamente, la situación dio un giro inesperado al resultar que el mutante al que Dani buscaba, sin saber que lo era, se había enrolado en los Cosechadores del fanático anti-mutante Donald Pierce y este pretendía secuestrar al padre de Sofía como medio para llegar a ellos. La lucha se producía finalmente en el garaje del hotel neoyorquino en el que se albergaba el padre de la chica y sin que tuvieran a su profesora para ayudarles. Mientras Sofía y David se enfrentaban a los villanos, Laurie permanecía asustada sin saber que hacer hasta que Kevin la convenció de que usase sus poderes contra ellos. Laurie así lo hizo y aunque consiguió que sus atacantes huyesen, sus poderes también afectaron a Kevin quien, aterrado, se disponía a tocarla con su “toque mortal”. La escena acabo de forma dramática cuando Donald Pierce hizo aparicióna apuñalando a Laurie por la espalda.

Y allí hubiera muerto si no fuese porque, mientras Kevin, libre de sus feromonas, descargaba su ira sobre Pierce, el joven mutante que se había unido al villano uso sus poderes curativos para salvar a Laurie de una muerte segura. Y así fue como Josh entró en su vida. Desgraciadamente, no todo acabó bien aquel día ya que, para evitar que Kevin acabase con la vida del líder de los Cosechadores, Danielle –que acababa de llegar acompañada por Karma- tuvo que usar sus poderes sobre el chico haciéndole ver a Laurie en lugar de al villano. Aunque aquello impidió que Kevin cometiese un asesinato, el trauma de lo sucedido le hizo abandonar el Instituto sin ni siquiera despedirse de Laurie.

Durante los días siguientes, Laurie se mantuvo como pilar del grupo ayudando a Sofía a superar sus problemas con su padre o intentando que el problemático Josh encajase en el Instituto. Sin embargo ni este ni sus amigos –quienes, especialmente David, aun le guardaban cierto rencor por su pasado como Cosechador- estaban por la labor. Laurie empezó a sentir entonces cierta atracción hacia el chico que le había salvado la vida y, sabiendo esto, Sofia hizo todo lo posible para ayudarla, acogiendo a Josh en su grupo e intentando que David superase sus problemas con este. Sin embargo todo se torció cuando Rhane Sinclair, la antigua Nuevo Mutante Loba Venenosa regresó al instituto y Josh se mostró visiblemente interesado en ella.

Aunque en principio Rhane se mostraba reacia a los intentos del chico por conquistarla, esto cambio cuando, tras ser reprendidos por montar una operación de búsqueda sin consultarlo con sus superiores, ambos coincidieron en una taberna irlandesa de Salem Center. Allí, ambos hablaron largo y tendido para, finalmente, besarse en las puertas del Instituto.


Desde su cuarto, Laurie pudo ver todo esto, pero lo peor sin duda vino cuando contempló como los poderes curativos de Josh reactivaron a los de Rhane haciendo que el lobo resurgiera y tomara control sobre ella. Sin contemplación alguna, la mujer lobo destripó al muchacho. Entonces, Lauire corrió a socorrer a Josh, pero, aunque consiguió controlar sus poderes lo suficiente como para hacer huir a Rhane, el chico ya había sido gravemente herido. La angustia se apodero de Laurie mientras pasaba las siguientes horas viendo como Josh se debatía entre la vida ya la muerte en la enfermería del Instituto. Por suerte, entre David y una recién llegada Noriko urdieron un plan para salvarle la vida, consiguiendo sacarlo de su coma para el regocijo de Laurie.

Tras la reconstrucción del Instituto posterior al ataque de Xorn/Magneto, una nueva dirección tomo el mando de la escuela. Entre la política de esta, estaba la instauración de escuadrones entre los equipos para fomentar el trabajo en equipo y la competitividad. Aunque Laurie y sus amigos creían que aquello significaba que los iban a separar, quedaron constituidos como el escuadrón Nuevos Mutantes bajo la tutela de Danielle Moonstar. Laurie recibiría entonces su nombre clave de Wallflower.

Aún con problemas para ganarse el afecto de Josh (quien mantenía una relación en secreto con Rhane, que volvía a controlar sus poderes e impartía clases en el Instituto) la cosa se complicó aun más con el regreso de Kevin Ford. El joven de poderes degenerativos aun parecía sentir algo por Laurie, creándose una notable tensión entre ambos chicos. Aunque Kevin acabó intercambiándose por Jay Guthrie para pasar a formar parte de los Infernales de Emma Frost, sus intentos por conquistar a Laurie no cesaron.

Sin embargo, lo que terminó haciendo que la relación entre la chica y Josh diese fruto fue que Rhane decidiera cortar por lo sano con el chico al no ver su relación adecuada. Josh comenzó a salir entonces con Laurie para darle celos a su profesora. Lo que no podría imaginar es que acabaría sintiéndose atraído por la chica y, tras una cena en la casa de la madre de esta, ambos se besaron en la puerta del Instituto.

No les aguardaría mucha felicidad a la pareja ya que, al saber que Josh y Laurie habían empezado a salir juntos, Kevin amenazó con hacer publica la relación de este con Rhane si Josh continuaba con ella. El chico se negó furioso y a los pocos días el romance entre alumno y profesora se convirtió en dominio público del Instituto provocando no solo que Rhane abandonase el centro, si no también que Laurie, prácticamente la última en enterarse y por boca de un tercero, se sintiese engañada y ridiculizada. Laurie cortó entonces con Josh violentamente, comenzando a desarrollar un carácter más huraño y arisco desde entonces. No sería la única consecuencia para el chico, ya que la mayor parte de sus amigos también dejaron de hablarle culpándole de lo sucedido. Lo que nunca supieron es que en aquel incidente había tenido mucho que ver Sean Garrison, reputado psicólogo de superhéroes y terapeuta de Kevin Ford. Garrison era un mutante en secreto que usaba sus poderes –exactamente los mismos que Laurie- para tratar a sus pacientes y que no era otro que el padre de esta. Usando su influencia y sus dotes de psiquiatra sobre Kevin y sobre los directores del Instituto así como otros pacientes, el doctor Garrison intentaba influir en la vida de su hija para acercarla a él y manipularla a su antojo.

Durante el baile de fin de curso, Laurie y David decidieron ir juntos para no acudir sin pareja. Aunque todo se desarrollaba sin incidentes, cuando la chica vio que Josh estaba hablando con una de las profesoras recién llegadas, uso sus poderes sobre David para que este la besara y así darle celos a su ex. Aquello no solo supuso la ruptura definitiva entre los Nuevos Mutantes, si no también que Laurie tuviese unas palabras muy duras con su madre cuando esta trató de reprenderla. Ni siquiera el que su grupo tuviera que unir fuerzas con los Infernales para derrotar a la Mole cuando sus profesores se encontraban fuera consiguió mejorar las relaciones entre ellos.

Fue Sofia finalmente quien dio el paso necesario organizando una acampada en los alrededores del Instituto. Aunque al principio se mostraban reacios y pronto surgieron las primeras discusiones, finalmente los chicos consiguieron superar sus rencillas. Durante aquella noche, Laurie y Josh hicieron las paces decidiendo continuar como amigos dejando entrever que aun había esperanzas para su relación.

Y entonces llego la Dinastía de M. En el mundo idílico creado por la Bruja Escarlata, se vio que el deseo de Laurie era conocer a su padre y estar en paz con sus poderes. Allí pertenecía al grupo conocido como los Nuevos Mutantes, la academia dirigida por su progenitor y en la que se formarían los líderes mutantes del mañana. Laurie era también agente encubierta de SHIELD (que en aquel mundo era responsable de la seguridad mundial así como de formar a las nuevas huestes de Lord Magneto) y cuando supo que algunos de sus compañeros se disponían a encontrarse en secreto con un culto antimutante –del que formaba parte el padre de uno de ellos- Laurie no dudo en acompañarles. Con un carácter taimado y sin escrúpulos, esta nueva Laurie no dudaba en usar sus poderes de forma amoral si era necesario. Así hizo con Quentin Quire provocándole una depresión tan grande que el chico acabo suicidándose solo para no ser descubierta. El viaje del grupo terminó en una instalación clandestina en Japón donde coincidieron tanto ellos como un grupo de Infernales (los cadetes de SHIELD). Allí descubrieron lo que Laurie tenía que haber impedido que saliese a la luz, un proyecto que usaba humanos como conejillos de indias para encontrar una forma de transformarlos en mutantes. Laurie uso entonces sus feromonas para que todos los presentes se matasen entre si, pero Cess, inmune a ellas, acabó con su vida para evitar la tragedia.

Con el mundo vuelto a la normalidad, el 99 % de la población mutante había perdido sus poderes por culpa de las palabras pronunciadas por la Bruja Escarlata. Auque Laurie no fue una de las afectadas, si lo fue de forma secundaria cuando, Kevin Ford, creyendo que había sido “curado” de sus poderes, toco su mano pudriéndole el brazo. Aunque Josh hizo todo lo posible para intentar sanarla durante los días posteriores, no quedaba ya materia viva a la que curar. No fue así para la relación entre ambos, la cual volvió a aflorar tras aquellos días juntos.

Cuando Emma Frost organizó la competición en la Sala de Peligro para decidir que alumnos formarían parte del grupo de X Men en entrenamiento, Laurie quedó excluida por las heridas de su brazo. Antes de abandonar la sala, Laurie animó a Josh diciéndole que él podía conseguirlo. Sus palabras debieron hacer efecto porque Josh fue seleccionado entre los siete que formarían parte del equipo.

Sin embargo, tras el incidente que terminó con la vida de 43 de los alumnos sin poderes que estaban siendo trasladados a manos de los Purificadores del Reverendo William Stryker, Josh empezó a mostrarse irascible y reservado. A pesar de que Laurie intentaba acercarse a él, Josh no hacía sino ponerse a la defensiva como si aquella tragedia le hubiera marcado profundamente. Tras una sesión de entrenamiento del grupo en adiestramiento, Josh atacó a Coloso culpándolo de no haber hecho nada por salvar a sus compañeros. Aquello condujo a que Emma Frost lo expulsase del equipo. No asumiéndolo nada bien, Josh se decidió a abandonar el instituto en mitad de la noche para buscar venganza por su cuenta. Laurie consiguió cortarle el paso para intentar convencerle de que no lo hiciese y, mientras ambos discutían, la chica fue abatida de un disparo en la nuca realizado por el Purificador Mathew Riskman. Aunque Josh intentó curarla desesperadamente, la vida de la Laurie se extinguió sin remedio entre sus brazos. Más tarde se revelaría que la chica era un objetivo principal del grupo de extremistas ante su inminente ataque al instituto. El cuerpo de Laurie fue retirado por su madre para darle sepultura.

Poderes y habilidades: Las feromonas que desprenden su cuerpo afectan al estado de ánimo de los que le rodean. Al principio esto se reflejaba en que su estado de ánimo se trasladaba a los que le rodeaban por medio de sus feromonas. Es decir, si esta se sentía atraída por un chico, este (o cualquiera que estuviera cerca) se sentía atraído inmediatamente por ella, si ella sentía miedo, los que la rodeaban lo sentía, si la ira le poseía, acababa poseyendo a todos los que se encontraban a su alrededor. Con el tiempo acabo desarrollando un avanzado control de estos así como de sus emociones pudiendo modificar a voluntad el estado de animo de quien ella desease y se encontrará lo suficientemente cerca de ella como para ser afectado por sus feromonas.

Limitaciones: Sus poderes no afectan a organismos sintéticos o que estén privados de sentido del olfato-gusto u órgano de Jacobson. Los telépatas son tan vulnerables como cualquiera a estos. Menor efectividad en campo abierto, especialmente si hay mucho aire.

RASGOS FÍSICOS:
Altura: 1´63 m
Peso: 38 Kg
Ojos: Azules
Piel: Blanca
Pelo: Rubio
Rasgos distintivos: Tras el día M, el brazo izquierdo de Laurié quedó irremediablemente necrosado por un contacto prolongado con la mano de Kevin Ford. Para evitar que se le dañase aun más, la chica lo llevaba envuelto en una venda.

2 comentarios:

DarkPhoenix dijo...

:O Me acabas de descubrir a un personaje muy interesante. Muy bueno Worbbitt.

IvánN Díaz dijo...

Laurie era un personaje bastante carismático, lástima de final (sobre todo porque, en mi opinion, Josh la podía haber salvado tranquilamente usando sus poderes de sanación.