lunes, agosto 13, 2007

X-Men de Austen y Milligan

Tras un mes de vacaciones prosigo con las reseñas del X-Men Reaload y las más actuales etapas. En la anterior entrega analizamos la etapa de Claremont en su triunfal regreso a Uncanny X-Men y ahora le toca el turno a X-Men, a la breve etapa de Austen y la decepcionante etapa de Milligan.

El listón que había dejado Morrison en los X-Men no era grande, era inmenso y el guionista que debían escoger para la cabecera más joven de las dos colecciones principales debía equipararse a Morrison, pero en cambio pusieron a Chuck Austen que venía de Uncanny X-Men dónde su etapa había hecho correr ríos de tinta virtual por sus argumentos y por sus desvaríos sexuales entre los miembros de la Patrulla-X.
Resultaba evidente que la etapa de Austen al frente de X-Men iba a ser corta, ya que en el horizonte prometían que llegaría un guionista que revolucionaría el título…

Austen tan sólo desarrolló dos arcos antes de su marcha, resultaba evidente que ya no era considerado un guionista ‘estrella’ y tan solo era el comodín que servía para prepararle el terreno a Milligan.

En el primer arco de X-Men, que empezó en el #157, Austen recuperó a Xorn. ¿Xorn? Pues sí, Xorn y un grupo de héroes de la China contra los que se enfrentaron los X-Men durante 4 números. Por suerte, Austen contaba con la mayor parte del equipo que había utilizado en Uncanny X-Men, a excepción de Rondador Nocturno, así que pudo continuar con sus hilarantes argumentos con Kaos con Annie y una Polaris más loca de remate… El hecho que se recuperara Xorn, hicieron las cosas aún más confusas y se notó que fue por imposición editorial, ya que el personaje de Xorn había calado hondo en los fans y Quesada pensó que cuántos más personajes hubiera mejor, pero finalmente todos hemos visto el caso de Xorn. Lo más destacable del arco ‘El día del Átomo’ fue el primer número, porque ni si quiera los dibujos de Larroca, coloreados pro Udon se salvaron de la crítica.

El segundo arco, significaba la despedida de Austen al frente de los X-Men, por eso decidió mostrarnos que tenía planeado el ataque de la Hermandad de los Mutantes Diabólicos desde el principio y la supuesta traición de Juggernaut. La saga de ‘Héroes y Villanos’ fue de lo mejorcito de Austen y el dibujo de Larroca también estuvo realmente bien. A parte de lo cual, Austen se cargó a uno de ‘sus’ personajes, a parte de recuperar a Nocturna. Una saga con mucha acción y con el regreso de viejos conocidos… Y ése epílogo te hace preguntarte una cosa, ¿Austen se leyó la etapa de Morrison? Porque creo que se dejaba bien claro que la estudiante conocida como Ernst, en realidad es Cassandra Nova ya que la mirada del final de la etapa de Austen me hace pensar que la amiga imaginaria de Carter es Nova…

Tras esto llegaría un número unitario escrito por Claremont y con dibujos de Larroca, dónde se nos presentaba un especial navideño que bien podía haberse incluido perfectamente en Uncanny X-Men. Un número muy bonito y redondo, dónde podemos ver a los X-Men de todas las colecciones, incluyendo a Charles Xavier y Magneto, que por aquel entonces estaban en Genosha…


Y finalmente llegó, Peter Milligan llegaba a los X-Men y prometía que iban a cambiar muchas cosas. En su primer arco, ‘Golgotha’ demostró que quería hacer algo distinto con los X-Men pero la cosa se quedó ahí, un arco muy oscuro, casi agorofóbico, dónde nos presentaba una situación que recordaba a una película de terror. El último número abría la puerta a nuevos argumentos que exploraría a lo largo de su etapa. Los dibujos de Larroca sin duda alguna fue lo más destacable en su día, ya que demostró su evolución en los lápices y lo catapultó hasta su actual estrellato (dentro de nada se hará cargo de Amazing Spiderman en su nueva relanzamiento).

El segundo arco de Milligan, ‘Extraño Triángulo Amoroso’, removió una de las relaciones más intocables de los X-Men, la de Gambito y Pícara, por el medio se presentó a Mística disfrazada como una alumna que intentaba seducir a Gambito. Un arco algo bizarro dónde al final aceptaron a Mística para formar parte de los X-Men. Lo cierto es que la idea en sí estuvo bastante bien, hacia tiempo que ningún guionista ahondaba en la relación de esta pareja, Morrison demostró en su etapa que pese a todo las parejas no estaban hechas para durar, porque si no decidme otra pareja que no fuera Jean y Scott… Y sin embargo ahora Scott está junto con Emma. Creo que Milligan pretendía hacer algo similar o intentó hacer algo, pero finalmente no hizo absolutamente nada.

El tercer arco ocurrió durante la Dinastía M y seguramente fue por imposición editorial ya que nos encontramos con un crossover con Pantera Negra y Tormenta de por medio… Menos mal que Panini juntó las dos colecciones (aunque parece hacerse la colección de Pantera Negra entera, hay que hacer malabarismos). Un crossover que sólo sirivió para que Tormenta se quedara en África para después finalmente casarse con Pantera Negra tal y como hemos visto en el tomo de este mes de la colección. Un desmerecido crossover y parecía que Milligan lo estuviera escribiendo con el automático en marcha, sin ningunas ganas y seguramente todo fuera por las imposiciones editoriales a las que se veía sometido.



El cuarto arco, tan solo duró tres números, fue lo más destacable de su etapa, ya que supo aprovechar muy bien las consecuencias de Dinastía M, dónde dejó sin poderes a dos de sus personajes principales, al Hombre de Hielo y Polares, aunque al final solo fue Polaris. Un arco dónde explota las tensiones entre los X-Men y los Centinelas de nueva generación controlados por O.N.E. Finalmente el arco acababa con Polaris abandonado la Mansión y Kaos yéndose con ella… Pero el abandono no sería tal ya que en menos de un mes los volveríamos a ver de nuevo. El dibujo de Larroca fue una grata sorpresa y tal vez fuera por el colorista, que también pueden hacer de un mal dibujante, un gran dibujante… Si no fijaros en Billy Tan en su actual etapa en Uncanny X-Men de la que ya hablaremos, pero eso no quiere decir que Larroca sea un mal dibujante ni mucho menos, sólo era un comentario.


El quinto y penúltimo arco de Milligan, seguía un argumento iniciado al final del Golgotha y preparaba el terreno de lo que sería el final de su etapa al frente de los X-Men. ‘Lo que Lorna vio’ nos descubre el camino que nos lleva a ‘La Sangre de Apocalipsis’. No hay nada más que comentar, a parte de la aparición de Daap, el homónimo de Doop en X-Statix, pero que al final no ocurre absolutamente nada con él, ni con Polaris. Dos números centrados en Polaris y Kaos, tan solo para ahondar en su relación… O lo que queda de ella. El dibujo corre a cargo de Roger Cruz, un completo desconocido para mí, y que hizo estos dos números que servían como fill-in para que Larroca tuviera tiempo de utilizar su nueva estilo en el último arco de Milligan y de él en los X-Men.

Y llegamos finalmente al último arco de Milligan al frente de los X-Men, aquí Milligan recupera algunos personajes de su etapa y devuelve a la Patrulla-X uno de sus más fieros enemigos, Apocalipsis, con unos nuevos jinetes. Una saga entretenida y con cambios para algunos personajes como Pícara y Gambito, ya que al final junto con Fuego Solar se convierten en dos de los Jinetes de Apocalipsis junto con Polaris. Sin duda alguna lo más destacable del arco, son los dibujos de Larroca y su cambio de estilo, una delicia para los ojos y uno de sus mejores trabajos por lo que a mí respecta. Lo más destacable de la saga en sí, resultó ser el epílogo dónde se cerraban tramas abiertas como la de la incorporación de Mística en los X-Men, Pulso como nuevo novio de Pícara o los nuevos malvados Gambito y Fuego Solar, que finalmente se encuentran con Siniestro…

31 números de X-Men y lo más destacables de ellos fueron los dibujos de Larroca, porque lo que hizo Austen fue continuar su etapa, sin cambios realmente relevantes, obviando claro está que en su equipo incluyera a Gambito y Pícara con los que no hizo absolutamente nada.

Milligan estuvo 22 números al frente de los X-Men y podría haber hecho realmente una buena etapa si no hubiera seguido los derroteros de Austen y es que sobre todo, la etapa de Milligan, fue una etapa continuista a más no poder, dónde seguía los argumentos del bueno de Austen y se mofaba de sus propios argumentos. A parte claro está, encontramos las imposiciones editoriales como el crossover de Pantera Negra…

Acabo el post como el anterior, ¿Qué os ha parecido Milligan al frente de los X-Men?


Otras reseñas:

Uncanny X-Men de Chris Claremont

2 comentarios:

IvánN Díaz dijo...

qué buen repaso Ojosombra!!!!

Milligan tuvo momentos realmente patéticos y, en todo momento, se notó que no tenía nada que contar de los personajes, que sólo escribía como trabajo alimenticio. Si casi estuvo mejor Austen (y sin el casi XD)

No conocs a Roger Cruz? Pues fue un dibujante que hizo bastantes cositas en los mutantes durante los 90. La Era de Apocalipsis (los especiales Alpha y Omega), X-Man, varios números en distintas series... y ahora hace X-Men First Class

José Andrés dijo...

Buen comentario, era exactamente lo que andaba buscando para ponerme al dia con unas cosillas, solo una acotación o sugerencia. Podrias agregar la numeración (española y norteamericana)de los comics a los que corresponden los arcos que comentas, ya que yo, como otros amigos, leemos las versiones en ingles y siempre ese bueno tener un referente.

Saludos y nos leemos mas tarde.