sábado, diciembre 15, 2012

LA CANCIÓN DEL VERDUGO.


El coleccionable de Héroes Marvel de Panini que tantas alegrías nos ha dado los últimos años ha pasado a mejor vida. O al menos ha pasado a mejor vida tal y como lo conocíamos. El formato de 200 páginas más o menos a diez pavos pasa a ser el formato del coleccionable Ultimate, que según mi librero no se vende tan bien, lógico al ser material más reciente supongo yo, ojo que digo “tan bien” no que se venda mal. Para este año 2013 la colección mantiene numeración pero serán tomos más voluminosos con etapas concretas. 

Así nos llega “La Canción del Vérdugo” 300 páginas a 18 pavos. Haciendo cuentas no sale tan mal, sigue siendo en tapa dura y con un buen papel y reproducción. De momento con este he picado, es un material que después de todos estos años sigo sin tener completo, en los noventa apenas compraba cómics de Marvel. La Canción del Verdugo. 

El primer crossover importante la franquicia X en los años noventa. Ya con Scott Lobdell en la franquicia y con el dato importante de que supuso el debut de Andy Kubert como dibujante regular de X-Men con la orden ejecutiva de imitar a Jim Lee, el resultado fue bueno pero… eran los noventa mandaban los editores y los dibujantes hot. También fue novedosa la estructura del crossover con una historia serializada de trece episodios que saltaban de una cabecera a otra, así durante tres meses las series de Uncanny X-Men, X-Men, Force, X-Factor funcionaron como una sola.

 La historia comienza con un alegato que iba a hacer Xavier en post de la igualdad de humanos y mutantes y éste es súbitamente interrumpido por un disparo que le contagia con un virus bastante similar al que azota a Cable. Así da lugar una persecución contra el sospechoso que bien podría ser uno de los buenos, los equipos Oro y Azul de la Patrulla X, X-Force o los reformados X-Facto a las ordenes del gobierno. En el lado de los malos están los Jinetes Oscuros, Apocalipsis, Discordia, El Frente de Liberación Mutante o Mr. Siniestro. Hay momentos para todos y la verdad es que no se hace pesado pese a su extensión, pero no todo es bueno claro que no. 

A la Canción del Verdugo le sobra la mitad de los números, los personajes se pasan páginas y páginas de un lado para otro y no ocurre prácticamente nada, peleas y peleas y bueno alguna conversación o revelación que tampoco lleva a ninguna parte. Cable, Lobezno y Bishop copan el protagonismo y no es para menos porque eran los más populares de esa época y los momentos de Apocalipsis junto a los X-Men son divertidos y tienen los mejores diálogos de todo el evento. 

El dibujo es bastante dispar, tenemos a Andy Kubert que si te gustaba Jim Lee pues estaba todo dicho, Greg Capullo que le quedaba mucho que mejorar, Jae Lee que dibujaba menos fondos que ahora o Brandon Peterson, el mejor de todos sin duda. Y podréis pensar que no he contado casi nada del tomo, pero de verdad, es que no hay más que contar. Porque es un tebeo alimenticio y listo. Más histórico que otra cosa. Supongo que si Atracciones Fatales o La Alianza Falanje salen en este formato también me haré con ellos por mero completismo. 

 NOTA: 5/10

2 comentarios:

Daniel Merrick dijo...

Para mí, éste crossover supuso el principio del fin (bueno, básicamente es lo último que compré de X-Men hasta muchos años después), la cosa comenzaba a degenerar.

Eso sí... Brandon Peterson el mejor de los 4??? Mejor que Jae Lee, Andy Kubert o Greg Capullo (vaya 4 nombres, visto con perspectiva)? Ehem!! Ni entonces, que acababa de salir del huevo, ni ahora. Si acaso, el más "agradable". Eso sí, aquí Jae Lee estaba totalmente fuera del agua, muy flojo.

Yota dijo...



Gracias por el coment!

Hombre, yo creo que si era mejor sobre todo que Jae Lee, pero cuestión de gustos.

Yo es que en aquella época no compraba cómics todavía, así que ahora tocaba recuperar la etapa :)