domingo, julio 05, 2009

Capitán Britania y el MI-13: El infierno llega a Birmingham

Segundo tomo recopilatorio de la serie Capitán Britania y MI-13, que llega acompañado de cierta polémica debido a la subida de precio del formato "económico" de Panini.

Guión: Paul Corrnell
Dibujo: Pat Oliffe (episodio 1), Leonard Kirk (episodios 2 al 5).
Recopila: Captain Britain and MI-13 #5 -9 USA.
Tomo Panini. 96 páginas. 8,60€

Cuando comenté el tomo anterior hace unos meses, mencioné que dicha historia era un excelente punto de partida para la serie, ya que nos situaba perfectamente en el "mundo" de este nuevo grupo de héroes gubernamentales, nos mostraba cómo iban a desenvolverse sus relaciones interpersonales y, sobre todo, Cornell aprovechaba la obligada participación de la serie en Invasión Secreta para establecer un ambiente mágico creíble en el que desarrollar las historias posteriores. Por suerte, el arco argumental llamado "El infierno llega a Birmingham" cumple mis expectativas y, en algunos puntos, los supera ampliamente.

Como siempre, antes de comenzar a desgranar un poco más en profundidad esta historia, os dejo con un breve resumen del tomo. [Spoilers:] Los componentes del MI-13 se sobreponen al ataque de los Skrulls. Mientras el Capitán Britania explora sus nuevos poderes tras ser resucitado por Merlín, otros compañeros lloran a John el Skrull, Faiza y el Caballero Negro lidian con los padres de la chica para que acepten su nuevo rol como portadora de Excalibur, Blade llega para formar parte del grupo y, por último, el Capitán Midlands avisa de un peligro en Birmingham. Plokta, uno de los duques del Infierno que escaparon durante la invasión Skrull a los reinos mágicos, se encuentra en Birminghan y, con su pasillo de los sueños, está utilizando la energía psíquica humana para crear un ejército ilimitado de los poderosos seres conocidos como los Sinmente. [Fin Spoilers] El argumento de este tomo me ha recordado, por su ambientación y temática, a historias que podríamos encontrar en series como Hellblazer, aunque bastante más suave en su enfoque y consecuencias, ya que, al fin y al cabo, es un tebeo Marvel para todos los públicos y no una historia de Vertigo.

Si tuviera que destacar dos aspectos de este tomo, tengo muy claros cuáles serían. En primer lugar, la amenaza a la que hacen frente los héroes del MI-13 es muy distinta a la que estamos acostumbrados a encontrarnos en la Marvel actual, tan centrada en dar un toque realista a sus villanos o, por el contrario, que juega a los blockbusters con enfrentamientos absolutamente desproporcionados como los que estamos viendo en Invasión Secreta. Plokta es un ser de maldad pura, que toma a los humanos como un ganado al que torturar y exprimir para obtener la energía psíquica suficiente para establecer en La Tierra una fábrica de Sinmente y, de esta forma, reclamar el planeta para sí. Por esta razón, manipula a los protagonistas y hace que el Capitán Britania, Wisdom y el Capitán Midlands se enfrenten a sus mayores anhelos, lo cual se relaciona con el segundo aspecto que hay que destacar obligatoriamente en esta historia: la interrelación de los personajes.

Paul Cornell es consciente en todo momento de que juega con un equipo de héroes de tercera categoría, al menos en lo que a su popularidad entre los fans se refiere. Nadie duda del enorme caudal de poder de los integrantes del equipo, pero está claro que todos y cada uno de los personajes de estas serie no levantan pasiones entre los fans. Quizás por esta razón se introduce a Blade en el equipo, un personaje cuya serie regular (a manos del inimitable- y menos mal- Howard Chaykin) acababa de ser cancelada. Aun así, Blade es el personaje más popular del equipo para los fans, por lo que tiene muchos momentos de protagonismo en esta saga. Cornell juega bien sus cartas y consigue crear tensión en la relación entre Spitfire (una vampiresa que ha controlado su sed de sangre) y el cazavampiros por excelencia de Marvel. Pese a la lucha constante entre ambos a lo largo de la historia, a ninguno nos choca el desenlace de esta relación que, además, da pie a una de las siguientes historias de la serie. Por otro lado, Cornell recupera a Meggan, perdida entre dimensiones desde la Dinastía de M, y la reúne temporalmente con Brian Braddock, aunque, en un alarde de crueldad... o tal vez de humor inglés..., separa a la pareja con la misma facilidad, dejando a la multiforme desamparada, sola y creyendo ser abandonada por su esposo. Qué gran momento en el que Meggan desaparece víctima de la confusión del Capitán Britania y de la propia naturaleza de sus poderes.

Wisdom, el líder del equipo, no se queda atrás en momentos dramáticos en esta historia. Si ya en el momento de su creación se dijo que era un John Constantine light, en este tomo demuestra que es un ser tan torturado por la muerte de sus seres queridos como Constantine en sus inicios. Cuando Plokta le ofrece su mayor anhelo, queda reflejado que Wisdom no es un líder sin corazón, aunque al final de la historia no tenga ningún reparo en dar su merecido al traidor Capitán Midlands en esa escalofriante escena en prisión. Por su parte, Faiza y el Caballero Negro siguen con esa tensión sexual no resuelta que tanto juego argumental podría haber dado si no hubieran cancelado la serie, ya que, mientras que ella es musulmana, él participó en la reconquista. Desde el primer momento, parece que estos dos están destinados a estar juntos, a ver qué ha pensado Cornell para ellos. Por último, al fin se justifica el cambio de aspecto sufrido por Alistaire Stuart en los Rudimentos de la Sabiduría, aunque es una explicación un tanto estrambótica y no se entra en detalles. Sea como sea, sirve para convertir al científico en un agente de campo circunstancial.


Finalmente, creo que queda claro que este tomo recoge una historia sólida, con grandes momentos, un buen desarrollo de personajes y que, encima, tiene un dibujo excelente de Pat Oliffe y Leonard Kirk, que dan el tono adecuado a la serie, puesto que su dibujo transmite fuerza, misterio y las escenas de acción no son excesivas. Por esta razón, creo que todos aquellos que le dieron una oportunidad al primer tomo, deberían continuarla más allá de la considerable subida de precio del tomo que Viturtia explicó en UM. En los últimos meses he leído todo tipo de explicaciones (bien argumentadas algunas y, otras, bastante peregrinas) sobre por qué no comprar esta serie, pero la principal razón era el aumento del precio. Sin tener la menor intención de decirle a nadie cómo decidir en qué gastarse el dinero, vuelvo a repetir que esta historia merece mucho la pena y que, en la modesta opinión del que escribe esta reseña, este tomo vale cada céntimo invertido.

1 comentario:

Yota dijo...

Genial serie, además el hecho de que no sea exclusivamente mutante le hace ganar muchos enteros. Lástima que ya se la hayan follado.