domingo, marzo 15, 2009

Capitán Britania y el MI-13

Después de la excelente serie limitada de Wisdom, muchos esperábamos con impaciencia la aparición de esta nueva serie regular que Panini editará en tomos cuatrimestrales.

Guión: Paul Cornell.
Dibujo: Leonard Kirk.
Tinta: Jesse Delperdanc y Scott Hanna.
Contiene: Captain Britain and MI-13 #1-4 (Julio-Octubre 2008).
Tomo Panini. Tapa blanda. 96 páginas. 5,95 €


Tras leer Wisdom: los rudimentos de la sabiduría y comprobar que Cornell era un escritor bastante decente y que tenía un estilo que se alejaba del estándar americano, ansiaba poder leer Capitán Britana y el MI-13, una serie ambientada en Inglaterra, con personajes británicos y una ambientación muy alejada del universo Marvel post Civil War. Bueno, la primera en la frente. El primer arco argumental de la serie entronca directamente con la invasión skrull y, por tanto, creo que no ha permitido al guionista poder emplear todas sus armas.

La motivación inicial de esta historia es demostrar que la Invasión Secreta tiene una perspectiva global, que no sólo los EEUU y sus superhéroes están en el punto de mira de los extraterrestres multiformes, sino que La Tierra, como planeta ubicado en la encrucijada entre los tres grandes imperios galácticos (Shi'ar, Kree y Skrull) ofrece a los Skrulls una fuente inagotable de recursos que utilizar, tanto en su venganza contra los terrestres como en la guerra expansionista que libran contra sus enemigos desde hace siglos. Por ello, los Skrulls llegan a Inglaterra para hacerse con el control de la fuerza más inestable e inabarcable de todas: la magia.

Si recordamos la serie limitada Wisdom: los rudimentos de la sabiduría, veíamos que el antiguo miembro de Excalibur y X-Force entraba en contacto directo con el mundo mágico de Inglaterra a través de su relación con Tink, hija de Oberón. En esta ocasión, la impotencia de los héroes y el ejército británicos facilitan la entrada de los Skrulls hasta los territorios de Avalón, que, además de poseer un ilimitado poder mágico, son la puerta de entrada a otras dimensiones. Ante esta situación, el gobierno inglés nombra automáticamente a todos los superhéroes ingleses como miembro del MI-13 y a su director, Peter Wisdom, le da carta libre para detener la invasión. Sin embargo, en medio de la guerra, el Capitán Britania muere defendiendo el Lugar Peligroso (donde obtuvo sus poderes) y los Skrulls se hacen con los objetos mágicos más poderosos, incluidos el amuleto de la verdad (traducido por Panini como "el amuleto del derecho) y la espada del poder, que designan a los nuevos Capitanes Britania. Todo parece perdido, pero Wisdom nunca ha destacado por ser de los que se rinden fácilmente y, como veremos, la resolución del conflicto no será nada agradable para ninguno de los bandos.


Cornell realiza un trabajo, en mi opinión, bastante menos brillante que en la limitada de Wisdom. Seguramente, encajar una invasión Skrull con el renacimiento del Capitán Britania, la nueva portadora de Excalibur, la conversión de los superhéroes en agentes gubernamentales y la vuelta de Merlín y una horda de demonios prisioneros en Avalón puede resultar abrumador. Sin embargo, considero que, si bien la historia está bien escrita pero no es lo que esperaba, es, por el contrario, un excelente punto de inicio para las aventuras de este nuevo grupo de superhéroes. Nada que ver con el "New Excalibur" de Chris Claremont, por ejemplo. Este nuevo equipo formado por gente tan dispar como el Caballero Negro, Wisdom o Spitfire (por cierto, aún no me puedo creer lo de John el Skrull...) puede dar muchísimo juego en un estilo similar al de la serie de televisión Doctor Who (de la que Cornell ha escrito varios episodios, novelas y cómics), es decir, una mezcla de ciencia ficción, magia y superhéroes.

En el apartado gráfico, Leonard Kirk cumple sobradamente y realiza un trabajo muy bien documentado en el diseño y aspecto de los personajes, una narración que me ha parecido dinámica y un dibujo detallado y espectacular en algunas viñetas.

Buen comienzo para la serie. Espero que siga así y que mejore una vez se ha librado de la Invasión Secreta.

2 comentarios:

Kike Mascarada dijo...

Aún lo tengo pendiente. Pero le tengo unas ganas... Kirk me parece un dibujante bastante aceptable, y, como tú dices, Paul Cornell parece trabajar bastante bien, siempre y cuando no busquemos encontrarnos la típica historia Marvel.

Javier cuevas dijo...

Un entretenimiento para niños. A mí me hubiese bastando con tu reseña, Iván. Lástima que invertí en la serie.