jueves, enero 31, 2008

Diarios Mutantes: Reflexiones de un Complejo Mesiánico


Complejo Mesiánico, el enésimo crossover mutante destinado a traer de vuelta a los mutantes estos multitudinarios eventos, ha llegado a su fin dejando un marcado sabor clásico. Anunciado por las oficinas de Marvel como el “Evento que cambiaría a los mutantes para siempre” o “tan revolucionario como E de Extinción o el primer Giant Size” nos encontramos una vez más con el caso en el que las expectativas pueden convertirse en un serio lastre. Una semana después de su conclusión y ya con la mente serena para valorar su resultado ¿qué podemos decir sobre él?

Por mi parte debo decir que el evento me ha dejado un sabor un tanto agridulce y, sobre todo, extraño. La cosa es que los meses anteriores al evento estaba disfrutando de grandes historias en las diferentes cabeceras mutantes, por lo que, entre las expectativas que yo mismo me montaba y los aires de grandeza que desde Marvel querían transmitirle, consiguieron que los tres primeros números a cargo de Peter David y, sobre todo, Ed Brubaker, me resultaran bastante indiferentes. A partir de ahí, el crossover se convirtió en una montaña rusa de sentimientos en lo que lo mismo una semana estaba diciendo “¡qué grande!” que a la otra “¡qué mierda!”.

Nadie puede negarles a los guionistas que han realizado un trabajo muy cerebral, muy bien planificado y planteado y, algo que no suele ser normal en los crossovers, con calma y desarrollo. A lo largo de sus trece números podemos ver como cada uno de los personajes que integran los distintos grupos tienen su momento de gloria, y, lo que es mejor, parecen ellos mismos ya los trate Carey, Yost o la madre del apuntador. Es por tanto una historia muy cohesionada por muchos guionistas que tenga al cargo de ella y en la que, ante todo, se pretende contar y desarrollar una historia que DEBE implicar a todos los grupos mutantes. Sin embargo ahí empiezan los peros, y es que aunque se agradece tener una gran historia sobre los mutantes que se desarrolla semanalmente y todo el microcosmos del Instituto Xavier interactuando, queda la sensación de que cuando cada serie funcionaba por su cuenta, no solo teníamos mayor variedad de historias, si no que además los guionistas brillaban con mayor intensidad sacándole mejor partido a los personajes.

Pero, como no puede ser de otra manera, uno difícilmente acaba teniendo buen recuerdo de un evento de estos si el final no resulta estar a la altura. Podríamos hablar largo y tendido de cómo este puede afectarte a la hora de valorar una historia y más, considerando las expectativas que habían creado. En mi caso puede decirse algo así, pero es que, desde luego, este final me ha provocado una de las reacciones más extrañas que haya tenido en mi vida. Esperándolo como agua de mayo, terminé por irme a la cama con un mosqueo y una decepción de tres pares de narices. El día siguiente todo era darle vueltas al error que habían cometido y como podían haberla cagado tanto unos guionistas en los que había confiado tanto y tanto me habían enganchado mientras les buscaba un achaque tras otro. Bien, eso me duro hasta bien entrada la tarde, cuando un colega me hizo darme cuenta de algo que había pasado pro alto y que una preview publicada oportunamente vino a cerciorarme. Llamadme veleta, bipolar o de efectos retardados, pero el caso es que a partir de ese momento todo encajaba para mí y la historia pasaba de ser una enorme decepción a dejar un marco prometedor y atractivo. Hoy mi opinión no ha variado mucho de entonces (ya si no sería grave) y espero con ganas las historias que puedan salir de él.

En líneas generales y sin spoilear nada de la trama… ¿qué puedo deciros? Que en absoluto se trata de una revolución tan contundente como supuso Dinastía de M o Civil War si no más bien de un paso lógico dentro de la dirección que los actuales responsables de la franquicia le están dando. A pesar de que trae varios cambios importantes, no es tanto una revolución si no de una pieza más dentro del organigrama de las cosas y en el que se nos cierran tantos cabos como se nos abren. Estamos ante una historia clásica de la Patrulla X en el que los lectores disfrutarán de infinidad de guiños a la continuidad, traiciones, argumentos que se cruzan entre si y acción a raudales. Todo en mitad de una guerra para hacerse con el bebé destinado a salvar a los mutantes. Esperaros una historia a la altura de lo que estamos disfrutando en estos momentos, pero ni mucho menos la mayor revolución de la franquicia mutante como nos la han querido vender desde la editorial.

Ya os iremos informando progresivamente de las series derivadas del evento y las repercusiones que este tendrá realmente en el futuro de los mutantes.



5 comentarios:

Merrick dijo...

Desde luego, es un evento con regustillo clásico, tipo la Masacre mutante, aunque con todas las series interactuando, un punto a favor. Y muy muy burro en cuanto a sangre y muertes.

El final... pues no sé, suena un poco a repe. Pero lo que más me decepciona es el trato que le dan a cierto personaje (al traidor, vamos), no me cuadra. Se merecía algo mejor, y eso que nunca me gustó.

IvánN Díaz dijo...

Pues yo tengo muchas ganas de leerlo, a ver si cuando salga en español lo disfruto tanto ^_^

En cuanto a lo del traidor, lleva dando señales de que va a acabar mal desde la CW... No sé cómo se desarrolla la trama, pero coherente me parecería que sea él y casi cualquier cosa que le pase. Mmm... así, sin leerlo ni nada y opinando :P

Ovidio dijo...

De todos modos, siempre estamos esperando demasiado por culpa de las declaraciones.
Algo más de honestidad no les vendría nada mal.

Lo que más me preocupa es que, leyendo lo que dices y siendo un fan letal mutie... Me da miedo lo que pueda encontrarme.
Solo espero que al menos Mr. Siniestro haga algo reseñable, que para mí nunca fue realmente grande, ni siquiera en Inferno.

Anónimo dijo...

Bishop al final ha sido devorado por su propia paranoia..y eso no empezó en CW no, ya empezó cuando iba como loco buscando al traidor desde que llegó a nuestra era desde su futuro y aunque tras la saga de Onslaught el tipo se relajó , con el tiempo su paranoia se volvió a acentuar, sobre todo tras HoM y su manía de colaborar con el gobierno USA y la O.N.E., que desembocó en su participación en Cw del lado pro....

DarkPhoenix dijo...

Una serie con grandes momentos sin duda alguna (sobretoso, en mi opinión, esos tan emotivos de Peter David en los que nos relataban las andanzas de Layla y Madrox en el futuro) ¡Por Dios, Layla está atrapada en el futuro! ¡Que alguien nos la traiga de vuelta!
Pero en general flojita, no porque no esté bien, sino porque se crearon muchas pretensiones, y he de añadir que me interesa más el post-Complejo de Mesias. A ver como salen de esta.