miércoles, enero 16, 2008

Diarios Mutantes: Buen momento para ser seguidor de la Patrulla X

Bienvenidos a Diarios Mutantes, la nueva sección semanal (o eso esperamos) de la Hemeroteca X-Men en la que trataremos de dar cabida a diferentes opiniones acerca de la actualidad, el pasado o el futuro de la franquicia X. Esperamos que os animéis a hacer comentarios y, si os animáis, que nos enviéis vuestros textos para comentar cualquier cosa que tenga que ver con la Patrulla X o cualquiera de sus miembros y equipos satélites. Sin más dilación, comencemos.


Pese a que inicialmente la Patrulla X no gozó de gran popularidad, excepto para un núcleo fiel de seguidores, con el relanzamiento llevado a cabo con el Giant Size X-Men y la fructífera etapa de Chris Claremont y dibujantes de la talla de John Byrne, Romita Jr, Paul Smith, Marc Silvestri o Jim Lee, los Hombres X se convirtieron en una de las marcas distintivas de Marvel y, ya en los 90, en la franquicia más explotada jamás en la historia del cómic de superhéroes. Esto llevó a un declive en la calidad de los títulos X en todos los apartados. Sí, todos recordamos a Lobdell (que tuvo sus momentos) o a Terry Kavanagh en los guiones, pero tampoco podemos olvidarnos de que en los 90 llegamos a padecer a dibujantes terribles que, en numerosas ocasiones, se las veían y deseaban para encargarse de páginas en medio de algún tebeo mensual que los dibujantes regulares no podían terminar. Hasta llegamos a tener tebos de 24 páginas realizados por varios dibujantes. Un caos que se reflejó también en el hastío de los lectores, que poco a poco fueron dejando las series perdidos en las mil y una historias secundarias que pasaban de una serie, miniserie, annual o one-shot a otro y que nunca tenían fin.


Todo eso cambió con la llegada de Joe Quesada al puesto de Editor Jefe de Marvel. Para espanto de aquellos que, como yo, disfrutábamos con esas series, Quesada suprimió de golpe y porrazo la mayoría de las series secundarias mutantes y decidió disminuir el número de miniseries y one-shots. Además, apostó por guionistas de relativo nombre (no, no me refiero a Chuck Austen) y por dibujantes que, si bien no habrían tenido cabida en las series muties un par de años antes, pronto se hicieron un hueco en ellas y dejaron una huella imborrable en los lectores. Morrison, Casey, Claremont, Quitely, Van Sciver, incluso Larroca y Kordey o Frank Tieri. Las series mutantes volvían a brillar - unas más que otras - pero continuaban teniendo un problema: seguían siendo la columna vertebral de Marvel. Y eso debía cambiar. Tuvimos que esperar unos cuantos años para que ocurriese, pero creo que ahora mismo no podemos quejarnos.


He de reconocer que cuando leí acerca de las consecuencias de la Dinastía de M y el hechizo "No más mutantes" de la Bruja Escarlata, temí por el futuro de la franquicia, pero el tiempo me ha demostrado que no podría haber estado más equivocado. Disminuir la población mutante permitió a los guionistas centrar la atención sobre determinados personajes y desarrollarlos (como los New X-Men), abrió nuevas líneas argumentales a explorar y explotar todavía y, principalmente, dejó a Marvel con un número limitado de mutantes con los que tratar. Además, Quesada aprovechó para dirigir la atención de los lectores hacia otras franquicias, como las de los Héroes Marvel, Spider-Man o la cósmica con el fin de Los Vengadores y su renacimiento como "Nuevos Vengadores", con la Guerra Secreta, El Otro, Planeta Hulk, la Aniquilación y, cómo no, con la tan cacareada Civil War y la muerte del Capitán América.



Grandes historias que se han ido solapando durante meses y que, además de tener altas cotas de calidad en varias de ellas, han convivido con una nueva era dorada para la Patrulla X, mucho más escondida editorialmente y, por ello, inmersa en un proceso de cambio que ha dado lugar a una línea argumental que ha durado algo más de un año, Diezmados, en la que Whedon, David, Yost & Kyle, Claremont, Brubaker, Way, Nicieza y Carey han devuelto a la franquicia X ese sentido de aventura y de incertidumbre que muchos de nosotros echábamos de menos. Tras varios años sabiendo que las series mutantes estaban estancadas y que desde la editorial no se apostaba por su evolución, hoy parece que este pensamiento está cambiando en Marvel y, aunque en el horizonte tenemos un crossover a la vieja usanza noventera, esperemos que los lectores podamos disfrutar de esta nueva libertad un tiempo más dada su excelente calidad.


La Patrulla X está más en segundo plano que nunca, pero no hay que preocuparse por ello. Tenemos historias de una calidad más que aceptable, un futuro que parece halagüeño y, sobre todo, parece que no tenemos que temer por quesadazos como los que ha vivido recientemente Spider-Man. Si es que no siempre brilla quien está debajo de los focos, sino quien lo merece...



6 comentarios:

Katamotz dijo...

Dios nos libre lo que ha pasado con Spider-Man. Por mi, mientras sigan la mayoría de los equipos actuales en las series, como si la franquicia mutante está en segundo, tercer o vigésimo primer plano. Qué sigan así.

Worbbitt dijo...

Gran repaso Iván, y es que no podría estar más deacuerdo. Se nota que ha pesar de sus sonadas pifiadas, Quseada ha sabido mimar a series como DD o la franquicia mutante, que actualmente se encuentra a un nivel más que interesante. Interes por lo que nos deparará el futuro tras Complejo Mesiánico y la reorganización de las series.

Anónimo dijo...

Pero a mi me entristece que las series mutis parecen haber perdido el favor de los lectores porque después de más de 20 años seguidos, ahora ya no están en el top 10 de ventas......

IvánN Díaz dijo...

Gracias chicos ;)

Anónimo, no te preocupes por las ventas porque las series mutantes están bastante bien pese a la política de la Marvel actual. Las ventas en los USA están muy orientadas a qué se le da cancha desde el aparato publicitario de Marvel y, desde la Civil War, el punto de interés en Marvel radica en los Héroes Marvel y, ahora, en Spider-Man, así que cuando vuelvan a poner el ojo en la franquicia X ya volverán a subir, ya ;)

Merrick dijo...

Pues no estoy muy de acuerdo no. A lo de que actualmente las series tienen una calidad "más que aceptable" yo le quitaría el "más que".

Quitando el lapso de Morrison, hemos vuelto a la misma huída hacia adelante que arrastran desde los 90. Piénsalo un poco, las etapas de Brubaker y Carey al final han sido sólo algo transitorio de cara a la enésima remodelación. Reconozco que por lo menos se leen con más ganas de lo habitual... A ver si de verdad dan un buen enfoque esta vez.

fer1980 dijo...

Buuf, que quieres que te diga, X-Men con Carey esta dando pena, una nueva raza (¿cuantas van?), una nueva pandemia (eso ya lo he leido, tio) y personajes "malos" en el grupo (cosa que ya lei, en concreto en Factor X en los 90) que no me llaman, Bru...bueno la saga Shiar me esta aburriendo cosa mala y el Tan ese dibuja fatal, este no es mi Bru me lo han cambiado, Astonishing, Whedon es casi más lento que Bendis y sus comics cada vez se me hacen más morosos, New X-Men, esta no esta mal, es entretenida y tal, pero la verdad es que me importa bien poco lo que le pase a cualquiera de sus protagonistas, ninguno ha conseguido llegarme, y queda Factor X que es la única que se me antoja con un nivel alto, pero que ha ido perdiendo calidad a medida que avanzan los números, no se la franqicia mutante, salvo los oasis de Davis y Morrison (y tal vez Seagle y Kelly al principio) lleva sin ver la luz desde la primera marcha de Claremont.