lunes, agosto 03, 2009

Cable. Tomo 2

Continúa la huida de Cable y Hope hacia el futuro, con Bishop pisándole los talones muy de cerca y con alguna que otra sorpresa inesperada.

Guión: Duane Swierczynski
Dibujo: Ariel Olivetti, Ken Lashley.
Tomo Panini. 104 páginas. 8 €

Realmente creo que a estas alturas no había demasiado que contar en torno a Cable. Durante estos últimos años, Cable ha estado ligado a Masacre en el título que han compartido y en el que el hijo de Cíclope y Madelyne Pryor jugó a ser un mesías mutante desde su isla-estado (aunque todos sabemos que el verdadero protagonista de esa serie era Masacre). Sin embargo, creía que habían agotado la línea argumental del personaje y, por eso, tras Complejo de Mesías han hecho un más que necesario giro argumental que deja a Nathan Christopher Summers como el protector de la niña en cuyas manos recae el futuro de la especie mutante. Recordemos, además, que en Complejo de Mesías Bishop culminaba su caída en el lado oscuro, justificada por una fe ciega en los cuerpos policiales (como la O*N*E) y el derecho que le daba querer cambiar el oscuro futuro del que había llegado años atrás al asesinar a la pequeña Hope.

Este tomo tiene algunos detallitos que hacen que la calidad de su argumento gane bastantes puntos, pero mucho tiene que cambiar en esta serie para que se mantenga de forma indefinida. Creo que la premisa, por sí sola, se agotará rápidamente, así que ardo ya en deseos de leer Messiah War (el cruce con X-Force) para ver si hay un cambio. No es que este tomo me haya disgustado, pero sí que tiene el triste logro de haberme dejado absolutamente indiferente. Sólo hay dos cosas, a mi juicio, que lo salvan: la historia centrada en Cíclope y el dibujo de Ken Lashley en el especial "The Wolf Pit".

El número centrado en Scott Summers es el típico número con un aire a lo "Claremont" en el que el líder de la Patrulla X y, por extensión, de la comunidad mutante, se plantea las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida y, en especial, aquellas que han afectado a su hijo, Cable. No es que sea algo novedoso o que nos deje maravillados, pero se deja leer, da sensación de cohesión en las tramas de varias series y aporta una nueva perspectiva a una serie en la que el protagonismo se ha repartido entre Cable y Bishop. Por otro lado, Ken Lashley ha conseguido dejarme muy sorprendido con la evolución que ha tenido desde aquellos lejanos números de Excalibur y Calibre-X (durante la Era de Apocalipsis). Lashley lleva a cabo un trabajo espectacular, muy llamativo.

Tres detallitos que hay que tener en cuenta en este tomo:

  • El momento en el que aparece el Fénix en los ojos de la pequeña Hope... ¿Acabará rebautizándose como Jean Grey? Sería un giro de tuerca fascinante para la relación entre Jean Grey y su hijo postizo...
  • La aparición del último descendiente de Irene Merrywheater. Este tipo de detallitos me gustan, ya que no se deja atrás una etapa gloriosa de la primera serie de Cable (la de Robinson/Casey/Ladronn) que, casualmente, estoy leyendo en estos días.
  • Al señor traductor del tomo: el "Blackbird" es el "Pájaro Negro" de toda la vida. Será una pijada, pero ya van dos tomos en los que están dejando algún nombre en inglés...Esperemos que no se convierta en una costumbre.
Recuerda que puedes comentar esta reseña también en nuestro grupo Facebook

6 comentarios:

Anónimo dijo...

es bastante molesto que pongan los nombres traducidos a quien se le ocurre????
cual seria la definición de onslaught
jejeje se escucha feo
como ojo de halcon

Valaingaur dijo...

(aunque todos sabemos que el verdadero protagonista de esa serie era Masacre)

Sigh. Que gran verdad. Cable sin MuertoPiscina ya no es lo mismo...

Anónimo dijo...

Ojo de Halcón es una traducción correcta de " Hawkeye"...para nada está mal traducido.....

Lusuru dijo...

En latinoamerica estamos acostumbrados a que no se traduscan los nombres, a mi parecer es mejor, aunque se que en España les gusta que se tradusca todo.
Saludos

QuijoteExiliado dijo...

Lusuru, los españoles es q tenemos manías muy raras. como escribir el castellano sin faltas de ortografía y eso. Pero por lo demás somos adorables

Anónimo dijo...

Tanto como acostumbrados no creo.
Durante un buen tiempo en México se traducía todo, Nombres personales, apellidos - Al subtitular las peliculas de Batman un se resiste a morir el Diaz como se llego a traducir el Wayne - , Nombres código - Glotón, traducción correcta de Wolverine pero al asociarse más la palabra con "persona que come mucho" se volvió al original -.