domingo, marzo 31, 2013

X-Factor: Las múltiples muertes de Madrox

Se ha hecho de esperar, pero por fin tenemos en nuestras tiendas la continuación de una de las mejores series que publica Marvel en la actualidad. Madrox y los suyos vuelven a sorprendernos con sus imposibles historias.

Guión: Peter David.
Dibujo: Emanuela Lupacchino y Leonard Kirk.
Contiene: X-Factor 229 - 236 USA
Tomo Panini. 176 páginas. 12€

Cualquier tebeo escrito por Peter David, quien sigue recuperándose del derrame cerebral que sufrió a finales del 2012 y ya se encuentra en casa, es sinónimo de calidad indiscutible. El caso de X-Factor lo es, si cabe, aún más, puesto que en esta serie el escritor viene a cerrar un círculo que comenzó hace 20 años en una Marvel absolutamente diferente en la que, como ahora, le tocó jugar con las piezas que nadie quería en una franquicia mutante caracterizada por la sobreexplotación. Si entonces su estancia en X-Factor no pasó de los dos años, en esta ocasión PAD ha sobrevivido a todos los guionistas, editores y editores jefe con los que comenzó a colaborar y trabajar en el año 2005. Tras ocho años al frente de esta agencia de mutantes detectives o detectives mutantes, le tiene perfectamente cogido el pulso a unos personajes que ya muchos de nosotros no imaginamos sin los diálogos mordaces y las situaciones extremadamente inverosímiles por las que David les hace moverse de forma natural.

Este tomo contiene dos arcos argumentales. En el primero, Las múltiples muertes de Madrox, retomamos la acción donde la dejamos en el tomo anterior (que casi no recordaba porque Panini dejó pasar eones entre un tomo y otro). Todos creen que Madrox ha muerto y, en realidad, David lo ha enviado a un viaje dimensional en el que hace un estupendo homenaje a las tradicionales historias y series mutantes sobre viajes a tierras paralelas que, como es costumbre en el guionista, está lejos de concluir, ya que el final de la saga promete convertirse en uno de esos subargumentos que se manejarán una temporada y explotarán cuando cuando menos se espere, al igual que otros hilos argumentales planteados en este tomo.

Al mismo tiempo, la serie recupera a dos personajes de importancia capital: Kaos y Polaris pasan a formar parte del equipo de investigación y su llegada habrá de coincidir con la reaparición de Madrox, que no estará muy de acuerdo con cómo se han llevado las cosas durante su ausencia, y el descubrimiento de que Layla ya no "sabe tantas cosas". Además, Monet sigue haciendo de las suyas.

La parte final de este tomo recopila la minisaga Medidas Extremas, en la que Peter David toca un tema que ha estado cada vez más visible en los medios americanos: la presencia de vigilantes enmascarados en las calles. El estilo cínico del escritor nos presenta a un grupo de "héroes" muy patéticos que ni siquiera se toman en serio a sí mismos, pero que se ven envueltos en una cacería macabra de la que no todos saldrán vivos. Probablemente, algo similar a lo que podría ocurrir en la vida real, en todo caso. Es brutal la visión tan  cruda que David hace del asunto. 

El apartado gráfico está en las más que capaces manos de la italiana Emanuela Lupacchino, que hace unas páginas maravillosas, y Leonard Kirk, quien parece adaptar algo su trazo al estilo de la dibujante regular de la serie. 

Como siempre con esta serie, compra más que recomendada.

2 comentarios:

Raúl Peribáñez dijo...

Factor-X se publica ahora en formato tomo?
Pregunto: se puede seguir sin haber leído los episodios en grapa? Es que me da pereza buscarlos. Y Panini no tiene pinta de que vaya a reeditarlos.

IvánN Díaz dijo...

Hola Raúl!

Éste es el cuarto tomo de la serie. Si conoces cómo escribe Peter David, sabrás que la serie, en general, se puede entender sin haber sido leída al completo, aunque habrá bastantes referencias que pierdas por cómo David desarrolla las subtramas.