jueves, agosto 16, 2012

X-Men: Máquinas de Guerra

Cisma se ha llevado a la mitad de la Patrulla X y de los estudiantes a Westchester. Cíclope y su equipo de extinción se han propuesto salvar a los mutantes y a la humanidad de todo tipo de amenazas. Mientras tanto, Tormenta y su equipo paralelo, el Equipo de Seguridad, viajarán hasta Europa Central para detener nuevamente la amenaza de los Centinelas.

X-Men Regénesis 16 y 17
Guión: Victor Gischler
Dibujo: Will Conrad
Color: Chris Sotomayor
Contiene: X-Men vol2. #20 a 23 USA
Grapa Panini: 3,70€ - 3,25€

PREMISA

La nueva división ideológica surgida en el seno de la Patrulla X durante Cisma ha provocado que cada una de las diferentes series que conforman el subuniverso X de Marvel deba no ya decantarse por uno de los bandos (el de Cíclope o el de Lobezno), sino definirse y diferenciarse de las demás con un rumbo prefijado, establecido y definido claramente que diga a los lectores qué se van a encontrar en sus páginas. Esto parecía - y parece - difícil en el caso de X-Men Vol. 2 USA, ya que la serie fue creada con una idea básica: relacionar a la Patrulla X con los demás héroes de la editorial. Por sus páginas han pasado ya Blade, Spider-Man y la Patrulla X original y ha llegado el momento para que aparezca Iron Man 2.0 o, lo que es lo mismo, Jim Rhodes: Máquina de Guerra. La diferencia radica en que, a partir de ahora y hasta que se marche Gischler, el grupo X llevará a cabo misiones a escala global y estará formado por los mismos componentes: Tormenta, Dominó, Sendero de Guerra, Mariposa Mental, Coloso y Júbilo, la niña mimada del guionista. O eso parece.

LA HISTORIA

Máquina de Guerra no es un personaje que arrastre a un gran público. Ni siquiera con el tirón de las películas de Iron Man ha logrado mantener en el mercado una serie por demasiado tiempo. Su última serie, escrita por Nick Spencer y dibujada por diferentes profesionales, fue un "visto y no visto editorial" que, imagino, le llevó a la situación en la que lo encontraremos durante esta aventura, en la que Iron Man 2.0 representará la autoridad de las OTAN y los EEUU durante una crisis entre varios países del centro de Europa, dos de ellos muy conocidos (Latveria y Symkaria) y el otro, si no me equivoco, de nueva invención y muy en la línea de los países surgidos tras la desaparición de la antigua Yugoslavia : Puternicstán. Hasta allí viaja el Equipo de Seguridad de los X-Men  en busca de Dominó, que investiga la venta de varios Centinelas en el mercado negro.  La incursión de la Patrulla X contará con la negativa inicial de Iron Man 2.0 y la OTAN, que temen que los mutantes puedan desestabilizar aún más el frágil equilibro entre los tres pequeños países. Cómo consigue la Patrulla X detener el programa Centinela de Puternicstán o si se produce o no la guerra con sus vecinos es algo que voy a dejar que descubran aquellos lectores que no han leído la saga aún.

VALORACIÓN

Victor Gischler no es uno de mis guionistas favoritos. De hecho, esta serie me parece, muy de lejos, la más floja de todo el universo mutante. Su fama, avalada por diversos premios literarios y varios libros superventas, ha resultado una losa para el guionista, cuyas historias apenas han resultado llamativas más allá de sus primeros episodios. Su mayor logro consiste en haber rehabilitado a los vampiros del Universo Marvel, lo cual no es un logro menor dada la historia editorial de los mismos, pero sí que la repercusión ha sido mínima, quedando los vampiros circunscritos al campo de acción de Gischler. Sin embargo, esta historia tiene ciertas connotaciones de Tom Clancy que aportan una leve novedad a la franquicia X, muy enclaustrada en la monótona Utopía durante los últimos años. No es una gran historia, sin duda, pero sí que la lectura entretiene sin que el lector sienta que pierde el tiempo, que ya es algo. Además, sienta las bases para la siguiente saga, que trae de nuevo a los vampiros al primer plano. Por otro lado, creo que el brasileño Will Conrad hace un trabajo correcto. Es un dibujante que no aspira a ser una superestrella y que no arrastra legiones de fans, pero sí que hace una labor artística adecuada e interesante, con una narración fluida y con personajes expresivos. Sin duda, alguna de sus viñetas es más espectacular que la historia que se cuenta en esos momentos.

4 comentarios:

Yota dijo...


Pues tio, yo hasta la llegada de Lobezno y los X-Men, esta cabecera es la que más me ha gustado el último año y pico. No será gran cosa, pero desde luego no me ha aburrido soberanamente.

IvánN Díaz dijo...

Ufff yo a esta serie la veo totalmente sin rumbo. Un mes están luchando con vampiros, al siguiente con lagartos gigantes y 3 meses más tarde con extraterrestres (que es la saga más curiosa y es de Yost, no de Gischler). Y además ninguna saga aporta aventuras significativas. No veo la hora de que se marche Gischler, la verdad.

Paracosmos dijo...

En mi opinión en estos momentos sobran cabeceras mutantes. Tendrían que cerrar un par de títulos al menos.

IvánN Díaz dijo...

En su momento, yo hubiera cerrado esta serie. Ahora tengo mucho interés por leer la etapa de Brian Wood y David López.