viernes, abril 02, 2010

Nuevos Mutantes: El regreso de Legión.

La vuelta del factor nostalgia tras la diezma del Día-M ha propiciado el regreso de personajes que hacía ya varios años que habían pasado a un segundo plano. Al haber menos mutantes con los que trabajar, mutantes como los protagonistas de esta serie vuelven a tener relevancia y los guionistas tienen la oportunidad de escribirles historias relevantes. ¿O no?


Guión: Zeb Wells, Michael Higgins,
Dibujo: Diogenes Neves, Zachary Baldus, Dave Cockrum.
Contiene: New Mutants vol.4 #1 - 5 (Julio-Noviembre 2009) y X-Men: Odd Men Out (2008).
Tomo Panini. 160 páginas. 10,75€

Cuando supe de la existencia de esta serie tuve muchas dudas. Las portadas invitaban, al menos en principio, a sospechar que se trataba de una serie con mucha retrocontinuidad, pero era un argumento ilógico, sobre todo porque no venía a cuento. Cuando comprendí que era una serie anclada en el presente fue cuando empecé a tener más prejuicios, ya que los diseños de los personajes eran demasiado adolescentes y empecé a imaginar que Zeb Wells dejaría de lado la interesante evolución de personajes como Bala de Cañón, Loba Venenosa, Espejismo o Warlock y que nos expondría nuevamente un tipo de aventuras que recordasen o, más bien, calcasen las que Chris Claremont o Louise Simonson escribieron en los años ochente. Pues bien, la lectura de este tomo me ha ofrecido un poco de lo que ya creía y algo más que no imaginaba.

Por un lado, sí que parece que Wells no haya hecho los deberes y que no se haya leído al menos las historias más representativas de personajes como Bala de Cañón o Espejismo. Especialmente en estos dos protagonistas veo una vuelta atrás que, espero, se solucione a medida que pasen los números. Sin embargo, Magma, Mancha Solar, Karma o Magik sí que continúan con la estela marcada por otros guionistas, aunque en sus casos es mucho más sencillo, ya que sus apariciones en estos últimos años han sido muy poco significativas y, sobre todo, han sido escasas, por lo que tampoco han cambiado tanto, aunque cueste ver a un Mancha Solar tan juvenil después de que pasara una buena temporada dirigiendo el Club Fuego Infernal...

En el lado positivo, he de confesar que me ha pillado totalmente por sorpresa el retorno de Legión, un personaje al que ya dábamos por desaparecido totalmente, puesto que tuvo su momento de gloria al crear la Era de Apocalipsis, saga en la que murió para poder devolver a la normalidad el mundo. De alguna manera, Legión sobrevivió, pero su mente se vio obligada a fragmentarse en cientos de personalidades para poder sobrevivir a lo sucedido y ahora se ha convertido en una auténtica legión, ya que cada personalidad posee habilidades distintas que pueden manifestarse incluso físicamente. Creo que ha sido una buena manera de traer de vuelta a un personaje tan poderoso y tan mal tratado por los guionistas, ya que el potencial de Legión es enorme, sobre todo para provocar remordimientos y torturar a Xavier.

La historia se desarrolla de forma rápida y sin grandes sobresaltos, lo que permite a Wells ir estableciendo las relaciones entre los personajes, que se han visto modificadas tras el Día M. Así, si originalmente Espejismo y Bala de Cañón eran los co-líderes de los Nuevos Mutantes, ahora es Guthrie quien decide tomar el liderazgo y dejar fuera a la cheyenne, a quien considera indefensa por no tener poderes. Sin embargo, Moonstar demostrará que tiene muchos recursos, aunque sea cargada de armas (por cierto, grandioso homenaje casi noventero que hace Adam Kubert en la portada del número 3 USA) o al volante de un todo terreno. Por otro lado, Magik ha vuelto y si hace unos años ya era un personaje ambiguo y oscuro, Wells nos deja algunas escenas en las que es evidente que la maldad de la pequeña de los Rasputín se manifiesta claramente. Y no sólo da miedo por ser tan mala, sino porque parece que se ha propuesto corromper a sus viejos amigos y en este tomo ya lo consigue con uno de ellos. Para acabar la historia, tenemos el regreso de Warlock, que hace un descubrimiento que dará pie a eventos importantes durante Necrosha.

El dibujo de Diogenes Neves no es para echar cohetes, pero creo que cumple bien en muchos momentos. No cae en la tentación de dibujar a los Nuevos Mutantes como adolescentes, pero tampoco da la sensación de haber pensado mucho algunas escenas o algunos diseños. Sin ser espectacular, no destaca tampoco por ser poco adecuado para el guión.

Por cierto, este tomo contiene algunos spoilers más o menos importantes, puesto que se ha editado con varios meses de adelanto respecto a la serie regular de la Patrulla X.

2 comentarios:

Goku_Junior dijo...

Yo odio esta serie.

¿Por qué? Pues por que habiendo una veintena de jovenes mutantes cuyas tramas darían para una serie almenos la mitad de buena que la ultima etapa de New X-men van en Marvel y me recuperan este grupo... ¿pa qué? pa na.

Y encima un poco más y diran que tienen la misma edad que los New x-men...

Fabian dijo...

yo tengo sentimientos encontrados con esta serie, primero estoy absolutamente de acuerdo con lo que escribio el de arriba, no se como a los de marvel se le ocurrio cancelar new x-men, siendo que era junto a x-factor la mejor serie mutante (según yo, pero también debo decir que la antigua serie de los nuevos mutantes me encantaba y le tengo un cariño especial a todos sus personajes, por lo que igual tenía hartas ganas de leer esta serie (no he podido por que aun no llega a mi pais). Así que me digan que los han vuelto a hacer "adolecentes" a los personajes me da una rabia terrible, especialmente con bala de cañon, que es uno de mis x-men favoritos. bueno, espero leer este tomo en las proximas semanas :S
Saludos